El actual alcalde de Durán, Dalton Narváez, admitió este lunes 14 que desde julio del año pasado un informe de Contraloría reveló el supuesto incumplimiento del contrato firmado en 2014 por la anterior administración para el mejoramiento y optimización del sistema de agua potable de Chobo a Durán, en el que se contemplaba la ampliación del servicio a varios sectores.

En este contrato, por el que se habría pagado en total 37 millones de dólares, dice Narváez que se incluía la construcción de cuatro puntos de captación (pozos subterráneos) dentro del sistema de distribución de agua potable para esa localidad. Sin embargo, sostiene que no se construyó ningún pozo, sino que se repotenció los que ya existían, y que estos actualmente están funcionando a medias.

Socavones han dejado inhabilitados algunos de estos pozos, por lo que de los siete puntos de captación actualmente solo funcionan cinco; por eso, desde enero de este año los habitantes de ese cantón de la provincia del Guayas se han visto afectados por la baja presión e intermitencia del servicio a causa de daños en el área de bombeo. Eso redujo la producción de agua al 71%.

Aunque el alcalde asegura que lo supo hace casi un año, indicó que no empezó a trabajar para solucionarlo porque la obra supuestamente no había sido entregada (construcción de cuatro pozo) y tampoco contaban con los recursos para arreglar este inconveniente.

Publicidad

“El examen de Contraloría fue emitido, aprobado o liberado en julio del 2020. Desde entonces se sabía que no fueron construidos los pozos y se empezaron a ver las complicaciones en torno al proyecto; inclusive, a la interna de la administración municipal se hizo una auditoría”, indicó Christian Mendoza, gerente de la Empresa de Alcantarillado y Agua Potable de Durán.

El alcalde Dalton Narvaéz, y Christian Mendoza, gerente de Emapad-EP, durante rueda de prensa. Foto: Ronald Cedeño

Mendoza detalló que la administración anterior repotenció cinco de los siete pozos, que en dos de ellos hubo colapsos estructurales y que solo uno opera de forma manual, pues la garantía de los equipos se perdió.

El alcalde de Durán insiste en que se esperó casi un año para declarar la emergencia, porque es necesario contar con varios requisitos técnicos y necesitaban capital.

“Estamos hablando de decenas de millones, y para ejecutar esas soluciones necesitamos de dinero. Tenemos capitales retenidos en el Banco de Desarrollo del Ecuador. Venimos gestionando el dinero a través de instituciones bilaterales, y con la llegada de ese dinero procederemos a ejecutar”, sostuvo Mendoza, quien considera que se gastarían 28 millones de dólares en los arreglos.

Pero para eso, Narváez pide al presidente Guillermo Lasso ayuda para aplicar la garantía soberana para liberar los créditos internacionales que ya han gestionado, pues asegura que ya cuentan con los estudios.

Los funcionarios detallaron que el plan de mitigación consiste en la adquisición, instalación y puesta en marcha de equipos (motor, bomba, tablero eléctrico) para el punto de captación 13, la rehabilitación del pozo profundo y en la descarga del punto de captación 6 y el mantenimiento preventivo a cuatro pozos.

Publicidad

Tras el detalle de los trabajos por realizarse, Mendoza firmó la declaratoria técnica de emergencia sobre la provisión del sistema de agua potable.

El alcalde de Durán anunció que este martes 15 de junio firmará la declaratoria de emergencia en su despacho, para poder invertir recursos del Municipio en el mejoramiento del sistema de agua.

Informó además que 85 tanqueros distribuirán durante un mes el líquido dos veces al día en todos los sectores de esa ciudad, sin costo alguno, y que se suspende el corte del servicio por falta de pago durante un mes hasta que la situación se regule.

Se espera que el servicio se regule hasta el 15 de agosto. (I)