Hay gran expectativa en emprendedores de Guayaquil ante el anuncio de que el Concejo Municipal aprobó en primer debate la ordenanza regulatoria para el funcionamiento de vehículos móviles de expendio de alimentos, conocidos como food trucks. Muchos dueños de pequeños negocios buscan poder ampliar sus ventas mediante este mecanismo en el proceso de reactivación económica de la ciudad.

Uno de los jóvenes emprendedores es Juan Pablo Jaramillo, de Nómadas Fast Food, negocio que participó en esta última edición del Festival Gastronómico Internacional Raíces. Él comentó que pese a tener un local ya establecido en Guayarte también les gustaría ampliar la cobertura a diversos sectores con un carrito de comidas.

“Nuestra idea es que la gente sienta que está comiendo en un food truck, pero como no había los permisos para operación de este tipo de negocio entonces preferí invertir en la decoración de un contenedor en Guayarte, pero nuestra meta a mediano plazo es poder tener un food truck”, comentó el joven emprendedor.

Este miércoles, la alcaldesa Cynthia Viteri y los ediles participaron de una sesión para emitir sus observaciones sobre la propuesta de este tipo de negocios que en algunas vías y estacionamientos de distintas zonas de la urbe, como Mucho Lote y Kennedy Norte, ya operan desde hace algunos años.

Publicidad

El concejal Jorge Rodríguez mencionó que esta nueva regulación busca promover el emprendimiento y la reactivación económica en la urbe.

Agregó que en la ordenanza se establecen medidas y condiciones para la operación de estos vehículos que no pueden sobrepasar las 3,5 toneladas de peso, tener su propio suministro eléctrico sin causar ruido, refrigeración, tanques de agua y los alimentos deberán prepararse in situ.

En la ordenanza también se disponen sanciones de leves a graves. Por su parte, la Dirección de Justicia y Vigilancia deberá realizar controles para la verificación de los requisitos cumplidos por parte de estos negocios.

Publicidad

Además, la Empresa de Agua Potable (Emapag) vigilará que las descargas se realicen siguiendo las normas ambientales, mientras que la Dirección de Uso del Espacio Público estará a cargo de la emisión de las autorizaciones de funcionamiento.

En la sesión virtual, el edil Héctor Vanegas solicitó que se especifique que los cuatro trabajadores en estos vehículos sean mayores de edad y que se disponga de un botiquín de primeros auxilios y extintor contra incendios.

A su vez, la edil Lídice Aldaz sugirió que la ordenanza entre en vigencia cuando esté listo el reglamento para la operación de los food trucks.

También Nelly Pullas pidió que se haga un censo para conocer la demanda en la ciudad de este tipo de vehículos de expendio de comida y que se establezcan sitios donde podrán funcionar. Esto último fue requerido además por Terry Álvarez y Luzmila Nicolalde.

En la sesión del Concejo también participaron delegados de la Agencia de Tránsito y Movilidad (ATM) y de la Dirección de Planificación Urbana, Proyectos y Ordenamiento Territorial (Dupot).

Se espera que estas observaciones sean incorporadas al proyecto para el segundo y definitivo debate que se realizará en los próximos días.

Este Diario consultó a comerciantes de venta de comida rápida y de desayunos e indicaron que sería interesante iniciar una nueva forma de negocio con ese estilo food truck. Angie, vendedora de empanadas, morocho, sánduches, de la calle Gómez Rendón y la 8, comentó que tiene muchos clientes en otras zonas del suburbio y que quería bueno poder acudir a diversos sectores para mejorar las ventas.

Angie, trabajadora de una picantería en las calles Octava y General Gómez, contó que sería bueno para la reactivación económica incorporar esta forma de venta. “Se podría vender encebollado, bollos, corviches, entre otros productos para el desayuno, para que se vendan en un punto, en ciertas calles más comerciales”, explicó la mujer. (I)