Una delegación del Banco Mundial (BM), junto a técnicos de la Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Guayaquil (Emapag), supervisó la construcción de la planta de tratamiento de aguas residuales Los Merinos, ubicada en la autopista Narcisa de Jesús, en el norte de Guayaquil.

Este proyecto, que se ejecuta con un crédito superior a los $ 233 millones otorgado a la Municipalidad de Guayaquil, está previsto que concluya en mayo de 2025.

La obra se construye en una extensión de 20 hectáreas y actualmente registra un avance del 20,74 %. Contempla los trabajos de excavación, relleno, construcción de un muro de contención de 250 metros a orillas del río Daule.

Publicidad

Antes de la visita, el alcalde Aquiles Alvarez mantuvo una reunión con los delegados del BM. En la cita se reiteró el compromiso con las obras de alcantarillado y agua potable que se construyen en la ciudad y que financia el organismo internacional.

La delegación estuvo presidida por Boris Weber, representante del BM en Ecuador.

Además, asistieron el gerente general y el presidente del directorio de Emapag, Manuel Nogales y Xavier Salem, respectivamente.

Publicidad

La alianza estratégica con el BM y el crédito otorgado también permiten ejecutar la Red Saica, un sistema de monitoreo de la calidad de agua del río Daule en tiempo real, y el proyecto para la determinación de SARS COVID-19, VHA, adenovirus y rotavirus en las aguas residuales.

El cabildo porteño indica que esta fue la primera de dos visitas anuales a Los Merinos, por parte de los técnicos del BM, con la finalidad de identificar mejoras y posteriormente hacer recomendaciones que permitan dar fiel cumplimiento al proyecto y sus componentes. (I)