La concesionaria Interagua tasó en $ 200.000 las pérdidas por desperdicio de agua durante el pasado feriado de carnaval.

Ilfn Florsheim, gerenta de Comunicación de la empresa, aseguró que usuarios robaron el recurso para el llenado de piscinas, que forjaron los medidores para no afectar su facturación, que de ello había evidencia en las redes sociales. Dijo que el sobreconsumo alcanzó los 300 millones de litros y que eso provocó que sectores que dependen de reservorios no hayan tenido suministro. “Se consumieron los tanques y ya no se llenaron”, manifestó la gerenta Florsheim respecto a la situación de familias asentadas en el noroeste de Guayaquil y en cerros de Mapasingue.

Comentó que junto con el Municipio están determinando si los contraventores a los que les hizo retirar sus piscinas el fin de semana fueron en ciertos casos los que incurrieron en la manipulación dolosa de los medidores.

Habló de multas por estas anomalías, pero no mencionó montos por varios factores por considerar: volumen estimado de agua consumida, daños en medidor, desperdicio del recurso luego de la manipulación, etcétera.

Xavier Narváez, director municipal de Justicia y Vigilancia, dijo que en los operativos para hacer cumplir las directrices del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) de Guayaquil, respecto a la prohibición de instalar piscinas inflables o portátiles en el espacio público durante el feriado de carnaval, retiraron 380 piscinas, que en la mayoría de casos, aunque la medida causó malestar, hubo colaboración ciudadana.

Sostuvo que afrontaron ocho situaciones de resistencia, con agresiones de por medio y ataques a las unidades municipales.

Exhortó a la ciudadanía a colaborar con las directrices adoptadas en prevención del COVID-19, debido al riesgo de un incremento acelerado de casos. “No es un capricho”, alegó. (I)