Con frecuencia moradores de dos sectores del norte de Guayaquil reportan fugas de aguas residuales que persisten pese a las reparaciones.

Los vecinos están cansados. Un residente de Urbanor comentó que el olor por la manzana 109 es terrible y que el paso de vehículos por la calle esparce la suciedad por la vía.

Además, dice que ha llegado a observar pequeños restos de heces provenientes de las alcantarillas tapadas.

Otro morador denunció en redes sociales un problema similar desde una de sus alcantarillas, en la avenida 4 y calle 5.ª de Urdesa norte.

El residente manifestó que las aguas residuales han entrado incluso en los domicilios aledaños a su casa. (I)