El sexto capítulo de la serie de Marvel combina las historias de las películas Iron Man (2008) y Pantera Negra (2018). ¡Y lo pone todo de cabeza!

Para hacerlo solo basta alterar los hechos ocurridos en Afganistán cuando Tony Stark fue atacado por terroristas de la organización Los Diez Anillos para secuestrarlo. ¿Qué pasaría si el secuestro nunca se concretara? Así lo vemos cuando Killmonger (el primo de T’Chala / Pantera Negra), que en la película fue interpretado por Michael B. Jordan, interviene para rescatarlo de esa amenaza, hecho que inmediatamente provoca que se convierta en el nuevo mejor amigo de Tony.

Esa situación, que podría parecer claramente positiva, provoca que Tony nunca se haya visto obligado a construir la rústica armadura del Mark 1 en aquella cueva, durante su plan de escape, la cual con el tiempo lo llevaría a convertirse en Iron Man.

En cambio, Tony permanece en su zona de confort y nunca cambia: continúa siendo el multimillonario arrogante que vuelca su genio para acrecentar su fortuna a través de la industria del armamento.

Pero Killmonger tiene sus propios planes, ya que aprovecha su cercanía con el carismático Tony para crear un ejército de robots que lo ayude a conseguir lo que quiere... ¡Y lo quiere todo! Incluido Wakanda. (E)