Don Day es el nombre con el que se dio a conocer en televisión Diego Armando Álvarez Parra. En el 2011, un inexperto joven ingresaba al reality Escuela de famosos, de Ecuavisa, y fue justamente su personalidad frontal, su hablar ‘popular’ que lo hizo ganador de dicha producción, abriéndole camino a otros espacios dentro de la pantalla chica como El combo amarillo y La Trinity. Sin embargo, la fama del momento, la popularidad que le dio su exposición y la inmadurez no fueron la mejor mezcla.

En el 2018, durante el programa En contacto, Don Day decidió revelar que parte de su entonces relación con Samantha Grey fue un show mediático. Esta confesión en vivo sirvió, dijo, para alejarse de la televisión, recapacitar sobre sus acciones y enfocarse nuevamente en su trabajo. Esta semana, TC Televisión a través del programa de baile Soy el mejor le da la oportunidad de retornar a la pantalla, como competidor de su producción, no solo asumiendo una nueva faceta sino también compartiendo escenario con Grey, con quien asegura mantiene únicamente una amistad. Claro sobre esta etapa en su carrera, en la que se ha desempeñado como youtuber, Don Day comparte con este Diario sus proyectos laborales, el tema por el que quiere se hable de él.

¿Por qué sintió que se cerraron las puertas de la televisión para usted?

Repito, yo mismo me las cerré, siento que en esa época estaba en un momento que por mi culpa mi imagen, literal, se dañó porque yo como persona no me sentía bien en el espacio, ni el contenido que estaba dando. Y me echo la culpa porque en esa época creo que creé un monstruo de lo que se vivió en la palestra pública, del show no show, de algo que me gusta, y siento que se me salió de las manos y tuve que retirarme, porque siento que no aguanté la presión del público. El público es superingrato y lo sabemos todos. Si no estás un mes, dos meses en pantalla, te olvidan y siento yo que me tiré a ese abismo a que me olviden porque literal llegué al punto de que ya no quería más de lo que yo mismo creé, que fue el show, todas las páginas de farándula, todos los programas hablaban de lo que yo hacía, o que yo hacía que iba a hacer esto por estrategia o para llenar un teatro. Siento que abusé de eso. Y hoy en día regresé aceptando y con otra mentalidad de que ya no voy a volver a hacer eso.

Publicidad

¿El tema que se salió de las manos fue la polémica por la relación con Samantha Grey?

Claro, sí literal. Siento que yo ya no lo pude controlar, en un momento lo podía controlar, todo iba bien, las luces se apagaban y yo quedaba a gusto con lo que hacía, pero se salió de las manos cuando ya el público y la gente mismo comenzó a cuestionar, a decir cosas que no eran y a uno como artista le afecta. Vale repetirlo siempre, el típico dicho de yo me baño en aceite y me resbala, pero llega un momento en el que estallas y dices que ya no quieres esto. Y obviamente viene la parte económica, porque muy a parte de todo esto es tu trabajo y decirle no a un trabajo que te gusta y que te pagan por lo que estás haciendo te preguntas ¿ahora qué voy a hacer?, esa era mi posición en esa época. Gracias a Dios los canales siempre me llamaron (...) simplemente sentí que ya la gente, al menos los programas de farándula ya solo me llamaban para chismes y obviamente dañé mi imagen, dañé al Don Day que quiere mostrarse ahora, que quiere hacerlos reír, quiero entretener como en la época de El combo, de Don Day amor, es a lo que quiero regresar.

Si empezó basando su carrera en la parte actoral, ¿por qué decidió llevarla a la polémica de las relaciones mediáticas?

Es un tema que ya no quiero abrir brecha, yo creo que es algo que yo ya lo dejé a lo que piense (...) Es cierto que yo siempre estoy viendo dónde camino y en esa época lo que mandaba y ahora no veo que manda tanto, pero siguen manteniéndose, son los programas de farándula. Antes, cuando estaba en El combo, no eran tan fuertes porque los talentos no creaban contenido como ahora, pero en la época en la que yo estaba, literal, la farándula ardía. Y es por la demanda que había entonces. Había nuevos talentos, yo me consideraba uno de los nuevos talentos en esa época y me dejé llevar por estar y crear contenido para ellos, sin que se den cuenta de que yo me promocionaba para mis eventos, gracias a Dios todo me salió bien, fue algo que se me salió de las manos y cuando yo dije ya no quiero, ya era tarde.

Ahora vuelve en una producción en la que está Samantha, ¿ella sabía que usted entraría?

Obviamente tú sabes cómo son las producciones, siempre se filtra algo, sabía. Yo me llevo con Samantha superbien, somos superpanas, entonces obviamente nos comunicamos. Ella estaba supernerviosa como yo, creo que en el programa se vio, es volver, yo le decía a los chicos, después de cuatro años que tú vuelves a hacer algo así no te coge como nuevo, pero sí hay ese temor. Yo ya no quiero volver a estar pensando mañana voy a hacer esto asado y cocinado (...) No te voy a negar que todo es un negocio.

Publicidad

¿A Don Day le gusta que hablen de él, bien o mal, pero que hablen?

Ya no. En el programa de la mañana (De casa en casa) me divertí, que me llevaron, porque en serio regresé a la televisión y que ya no te estén preguntando por alguien, sino que por tu trabajo, tu llegada, que se reían de las cosas que dices. Yo no sé si nunca, porque no sé, yo no quiero que haya un Don Day y tal persona, de aquí a mañana tengo novia, o no tengo eso quedará para mí.

¿Cuándo comenzaron las conversaciones con el canal?

Ya me lo venían diciendo por ahí, amigos colegas me decían que me iban a llamar. Y te digo la verdad, fui de las personas que dijo: yo no voy a ir a ese programa. Pero llegamos a un acuerdo y ya y también yo no puedo decir no me gusta, es algo que yo siento que toda la gente que está en pantalla necesita, porque si te metes a este mundo a cantar, a bailar a actuar, es algo del espectáculo.

¿Está preparado Don Day para bailar?

No, pero voy a dar todito, todo lo que puedo, no es que he estado bailando, no he bailado antes, nunca se ha visto un Don Day bailarín, pero es un reto, un reto que me gusta y por eso, una de las cosas por las cuales regreso es por regresar a divertir al público, de la manera que solo lo hace Don Day, regresar porque me cambian la rutina, por conocer nueva gente, de cambiar mi círculo. Entrar al reality es algo que lo veo muy entretenido, en cuestión en la mañana que me estoy levantando temprano, a las seis, para ir a los ensayos, tengo programa, regreso a grabar con mis niños, regreso al programa en la noche y me voy a ensayar y llego acabado a mi casa, pero es algo que me gusta.

¿A quién está apadrinando en la competencia? ¿Por quién baila?

Te comento que hay adultos mayores en mi barrio donde yo vivía antes y escogí a estar persona que literal me conoce desde que nací, lamentablemente la vida a él no le ha jugado bien, sus hijos, su familia, él no sabe si existe su familia, vive solo en mi barrio. Cuando lo veo, de mi parte hay una ayuda pero sabemos que no podemos hacer con un chasquido hacer que desaparezca la pobreza. Lo elijo porque yo me acuerdo que cuando tenía unos 10 años, yo le pedía 10 centavos y él me los daba. Y esos 10 centavos hoy en día los puedo multiplicar porque yo cuando lo veo, que no daría para que él cambie su estilo de vida. Es un adulto mayor que vive solo, no vive con las condiciones que debe vivir.

¿Cuándo comenzarás a bailar?

El viernes (mañana 23 de abril). Michael Jackson me tocó. Imagínate ese movimiento.

¿Está consciente que en algún momento competirá o tendrá que bailar con Samantha?

Obvio, pero ya te digo tengo otra mentalidad.

Con este retorno a la televisión, ¿hay la posibilidad también de que vuelva a actuar en alguna producción?

Todos los canales siento yo que no están haciendo producción, eso está claro. Lamentablemente el actor es pan para hoy, hambre para mañana. Yo la verdad, si me llaman, lo hablaré, perfecto. Es algo que me gustaría como actor. Pero ningún canal está haciendo producciones nacionales, ya no es rentable hacerlo quizás. Ahora está todo el mundo de las plataformas digitales, en este caso doy gracias a Dios que de la época que yo salí de televisión me metí a este mundo de lleno y es algo que si antes yo decía que la televisión es todo, hoy puedo decir que las redes sociales es todo.

¿Las redes sociales si le han permitido mantener el nivel de vida que logró a través de la televisión?

Mira, soy youtuber, aquí están mi placas, de 100 mil y un millón (de seguidores) me las dieron hace un año atrás porque ahora voy para los 10 millones en mi canal de YouTube. Es mi trabajo, a más de eso me siento súper bien porque siento que no solo me estoy cambiando la vida yo sino también a mis pequeños actores, niños salidos de mi barrio, es un proyecto que hoy en día es un éxito en las plataformas, me está viendo gente de otros países, tenemos a México, Chile, República Dominicana y algunos países más que se suman, que me ven más que Ecuador. Gracias a Dios me está yendo súper bien ahí. Mi mayor logro es saber que tengo a 11 artistas, pequeñitos, que les cambié literal la vida y que tienen un futuro por delante.

En YouTube

Su canal Mis Pequeños actores lo abrió a raíz de su salida de Ecuavisa. “Regresé al barrio, conocí a estos niños, y yo como escribo series, yo tenía esta series de niños y no sabía que iba a funcionar. Yo nunca esperé estar en televisión, la vida te da sorpresas. Cuando entro, siento yo que la creatividad que tiene cualquier persona, en este caso la que tuve yo fue como que entré a televisión y comencé a absorber todo lo que veía. Literal fue mi escuela. Yo nunca estuve en una escuela de actuación pero nadie sabe lo que una persona quiere en la vida, todo lo que vi, tuve la práctica, que a veces es mejor, veía un Lucho Aguirre cómo dirigía, veía un Jonathan Estrada cómo actuaba, veía una Mafer Ríos cómo actuaba y fui aprendiendo del negocio. El rato que me quedo sin trabajo, cojo mi teléfono y comencé a hacer videos con un celular y hoy en día tengo una producción como la de un canal. Tengo una serie como la de un canal”, afirma el youtuber de 29 años.

¿Qué hizo durante la pandemia?

Obviamente dejé de grabar, dejé de ver a los niños, por tres meses no los vi, los extrañé bastante (...) a mí y a mis niños, no pasamos quizás como en otra ocasión pudiéramos haber pasado. La gente ahora te ve en YouTube, en Instagram, en TikTok. Es más soy tiktoker no porque quiera sino porque me empuja a estar en estas redes sociales que están a la moda y tengo que moverme. Es cierto que la televisión ya no es la misma de antes. (E)