El episodio final de la temporada 2 de la serie biográfica de Luis Miguel en Netflix termina como comenzó: con un gran concierto sobre el escenario. Advertencia: Hay spoilers en este texto.

Pero si en el episodio uno de esta segunda entrega lo vimos aturdido y afectado tras sufrir ese terrible accidente que lastimó su oído, esta vez vemos a un Luis Miguel (Diego Boneta) agradecido por regresar con su público; y además trae de regreso esa imagen y ese sonido que sus fanáticos más jóvenes recuerdan del 2007, cuando aparece un mariachi detrás de él para cantar La media vuelta.

Diego Boneta adoptó el atuendo ranchero de Luis Miguel para este capítulo.

Su mejor amigo, Mauricio Ambrosi (Fernando Guallar), viaja a Madrid para continuar su romance con la hija de Luis Miguel, Michelle Salas (Macarena Achaga), aunque su estrategia por mantener oculta la relación no resulta infalible, pues el personaje del periodista Armando Sánchez les sigue la pista.

“En esta serie se está siendo muy respetuoso con la información que hay sobre la relación de Michelle y Mauricio”, advierte Fernando Guallar, cuyo personaje recuerda a Alejandro Asensi, nombre en la vida real del mejor amigo de Luis Miguel. “Se han basado en documentación, información que tenían y que está al alcance de cualquier persona, para desarrollar esta historia que se ha hecho con mucho cariño y respeto”.

“Estamos contando una historia, es una versión de los hechos”, coincide Macarena Achaga. “Se van enamorando porque han pasado tiempo juntos y eso fue lo que pasó”, opina también Diego Boneta.

El golpe final lo recibirá el Sol cuando le lleguen unas fotografías de la pareja paseando por Madrid.

El pasado sigue condicionando su futuro

La versión más joven de Luis Miguel (1994), la segunda línea de tiempo en la que se cuenta la historia, también inicia un nuevo camino en Aries Producciones junto con Patricio Robles, su nuevo mánager, cuando es sorprendido por un artículo en la portada del periódico que se pregunta: ‘¿Dónde está la madre de Luis Miguel?’. El efecto negativo de ese reportaje alcanzará también a su hermano menor, Sergio, quien tendrá que decidir si quiere seguir viviendo con sus hermanos en México o regresar a Madrid junto con su abuela paterna, Matilde.

El coqueteo del intérprete con la periodista de MTV Daisy Fuentes sorprende a Issabela Camil (Camila Sodi) y la obliga a tomar una decisión sobre su relación con Luis Miguel.

La imagen de Luis Miguel solo en su departamento despide esta segunda entrega, aunque solo es un hasta pronto. A través de su cuenta oficial de Instagram, se confirmó ya que habrá una tercera y última temporada de la serie.