El final del séptimo episodio de ‘Luis Miguel: la serie’ dejó a todos impactados. O quizás no tanto, porque esa química entre los personajes interpretados por Macarena Achaga (Michelle Salas) y Fernando Guallar (Mauricio Ambrosi) comenzó a evidenciarse desde hace algunos episodios. Él fue a rescatarla de una fiesta en que ella ya no quería estar, hasta le prestó su chaqueta para cubrirla del frío (entre otros momentos en los que también comparten miradas muy especiales).

Según el relato de la serie biográfica, Ambrosi también fue el principal mediador entre Michelle Salas y su padre, Luis Miguel, cuando ambos intentaron reconectarse y retomar su relación como padre e hija.

Pero más allá del guion de Netflix, al parecer, Michelle Salas sí mantuvo una relación con uno de los amigos cercanos a su padre, Alejandro Asensi, un rumor que cobró fuerza luego de que fotos de ellos juntos comenzaran a circular por internet.

La revista Glamour MX recoge algunos datos destacados sobre Asensi: fue una de las piezas clave en el descomunal éxito del cantante en el mundo, gracias a su visión de negocios y su increíble administración de recursos, el intérprete mexicano traspasó las fronteras. Además, cabe destacar que Asensi también fue el productor ejecutivo de los discos más exitosos del cantante durante la década de los 90.

No obstante, se sabe que el Sol desaprobó esta relación entre su hija y su gran amigo, quienes se llevan 20 años de diferencia en edad. (E)