Hace seis años, un grupo de niños —ahora adolescentes— descubrió que su aparentemente tranquilo pueblo escondía un portal a otra dimensión por el que podían atravesar monstruos que solo habían visto hasta entonces en sus pesadillas.

Notaron también a otro tipo de criaturas peligrosas: un grupo de científicos que experimentaba con las habilidades extraordinarias de una pequeña niña, Eleven, a la que decidieron proteger, dando paso a una fuerte amistad entre ellos. Desde entonces, han debido permanecer alertas a cualquier nueva posible amenaza mientras hacen frente a los propios desafíos de crecer y convertirse en adolescentes.

Ese fue el universo fantástico imaginado para Netflix por los hermanos gemelos Matt y Ross Duffer, y al que pondrán punto final este año con la última temporada de la serie Stranger Things, cuya primera parte se estrenará este viernes 27 de mayo a nivel mundial.

El desenlace de la temporada anterior les ha permitido expandir el número de escenarios para su última entrega, que ya no se limita solo al pueblo de Hawkins, sino que hay acción en Moscú y en California. “Así que tenemos estas tres historias; todas están conectadas y entretejidas, pero son tonos muy diferentes”, explicaron los creadores para Deadline. “En broma la bautizamos como nuestra temporada Game of Thrones, porque está dispersa por territorios, pero creo que eso la hace única y singular”.

Publicidad

El avance de la temporada 4 adelanta el duelo que atraviesa el personaje de Max (Sadie Sink), luego de perder a su hermano Billy (Dacre Montgomery) al final de la temporada 3, quien se sacrificó para salvar a todos.

Además un primer vistazo extendido de ocho minutos que Netflix decidió liberar en YouTube trae de vuelta a un personaje que todos dieron por muerto en la primera temporada: el Dr. Martin Brenner (Matthew Avery Modine), más conocido como ‘Papá'. Lo último que vimos de él en la serie fue cómo era atacado por el Demogorgón, pero según reveló el actor durante la premiere mundial de la producción que se realizó vía TikTok para todo el mundo, “papá nunca se fue, todas estas temporadas ha seguido estando detrás de todo”.

Otro personaje que regresa este viernes será Jim Hopper (David Harbour) quien aparentemente tampoco murió al final de la temporada 3.

Meses atrás, en una carta abierta para sus miles de fanáticos, los Duffer Brothers explicaron por qué han tardado tres años en estrenar los nuevos episodios, y aclararon que esta producción les llevó el doble de tiempo que las temporadas anteriores, pero que al mismo tiempo es la más gratificante.

Publicidad

El rodaje incluyó un total de nueve guiones, dos años de filmaciones y miles de efectos especiales. “Sin duda, ha sido la entrega más difícil, pero todos los que trabajamos en ella estamos muy orgullosos y estamos contando los minutos que faltan para compartirla con ustedes”, escribieron entonces.

Para este desenlace, los hermanos prometen también una explicación clara sobre la naturaleza de los sucesos sobrenaturales que han estado afectando a los ciudadanos de Hawkins desde el inicio de la serie. “Cuando hicimos la temporada 1, Netflix nos preguntó si podíamos explicarles toda la mitología detrás del guion”, recuerda Ross. “Así que escribimos un documento gigante de 20 páginas, que hablaba de todo en términos de lo que estaba pasando y qué era exactamente esa otra dimensión. Y luego, con cada temporada, quitábamos una capa, por así decirlo. Pero en esta temporada, realmente queríamos profundizar y revelar algunas de esas respuestas”.

“Tantas cosas malas han sucedido en esta ciudad que la gente está empezando a preguntarse qué está pasando aquí”, dijo Ross. “El gobierno ha intentado esconder las cosas debajo de la alfombra, pero el incendio del centro comercial y todo eso fue demasiado grande, en realidad, para que alguien lo ignorara. Así que hay una sensación creciente de que hay algo mal en esta ciudad y algunos incluso están diciendo que está maldita”.

Desde su estreno, Stranger Things ha cosechado más de 65 premios y 175 nominaciones, incluyendo tres nominaciones al premio Emmy como mejor drama.

Publicidad

Para el final de esta historia regresan los personajes ya conocidos, aunque también agregará nuevos. Quizás la inclusión más destacada es la del actor Robert Englund, quien dio vida en la década del noventa al temido monstruo de las pesadillas Freddy Krueger. “El hecho de que él viniera a nosotros en una temporada tan profundamente inspirada por sus películas y por su actuación, se sintió como algo del destino. Fue como decir, ‘está bien, esto está destinado a ser’”, comentó Matt Duffer en una entrevista para IGN.

La segunda parte de la temporada final se verá el viernes 1 de julio, también por Netflix.