Para homenajear a uno de los géneros musicales más representativos del país, el pasado 1 de octubre se publicó en todas las plataformas de distribución digital el álbum doble Pasillo eterno, que cuenta con una selección de artistas destacados. Algunos de ellos poseen una extensa y reconocida trayectoria, como Pamela Cortés, Sergio Sacoto y Pancho Terán, mientras que también hay jóvenes nombres que empiezan a consolidar su carrera, como Ceci Juno, Ren Kai, Alexandra Cabanilla, Diego Chiang, Marques, entre otros.

Producido por José Luis Freire (quien también participa en el tema inédito Cinco inviernos), este trabajo, avalado por la Presidencia de la República y el Museo de la Música Popular Julio Jaramillo, se encargó de recopilar varias de las melodías más icónicas del cancionero popular ecuatoriano, como El aguacate, Sombras, Sendas distintas, El alma en los labios, Romance de mi destino y Ángel de luz, para en su primera parte refrescarlas con nuevas voces, como las de Vivianna y Majo Najas, acompañadas de arreglos impecables de parte del Trío Alvarado. Mientras que, en la segunda, el Dúo Andaluzía y Daniel Pacheco marcaron la pauta para la fusión con un jazz muy matizado y prolijo, en el que destacan sus excelentes y emotivas interpretaciones.

Pasillo eterno está compuesto por veinte tracks que gozan de una calidad de grabación pulcra, un factor que puede ser muy influyente a la hora de renovar canciones que han sido olvidadas, pero que en realidad están tatuadas en el oído colectivo de nuestra gente. Por supuesto, cabe recalcar que lo más intenso y sorpresivo llega de la mano de Yeii Aviila, Mac Tempo y Chris Ovid, quienes con Ay, amigo mío demuestran que, cuando las raíces y la creatividad coinciden, siempre habrá éxito como resultado. Mezclando beats, guitarras, requintos y freestyle le dieron el merecido cierre a esta gran producción.

Que no se nos olvide de dónde venimos. Que la identidad esté siempre presente y que sirva para seguir innovando en el largo camino del arte.