Tras años de rumores y conversaciones al respecto, Estados Unidos tendrá su propia versión de Eurovisión en la que competirán cada uno de los 50 estados del país.

La cadena NBC, la emisora privada más antigua de EE. UU., confirmó la semana pasada que adquirió los derechos del formato europeo para organizar en 2022 la primera edición de American Song Contest, con un formato que imitará el tradicional concurso europeo.

En el caso estadounidense, participarán los 50 estados del país, así como la capital (Washington D. C.) y los cinco territorios autónomos: Puerto Rico, Guam, Islas Marianas del Norte, Islas Vírgenes y Samoa.

La Unión Europea de Radiodifusión (EBU, por sus siglas en inglés) ya anunció en 2019 que estaba negociando exportar al país norteamericano su histórico programa, que este año alcanzará su 65.ª edición.

Publicidad

“Durante 65 años, el Festival de la Canción de Eurovisión ha conectado a personas de todas partes. Como propietarios de este formato de enorme éxito, hemos visto cómo ha encontrado un lugar en millones de corazones en toda Europa y más allá. Ahora nos emociona haber encontrado a los socios perfectos”, aseguró en un comunicado Martin Österdahl, productor ejecutivo del concurso.

El nuevo American Song Contest tendrá tres rondas eliminatorias antes de la gran final, una más que el Eurovision Song Contest, cuyas bases solo contemplan dos semifinales y una final.

Podrán participar músicos con canciones originales como solistas, disyoqueis, dúos o grupos de hasta seis miembros.

Según las primeras pistas, la versión estadoundiense se parecerá mucho a la mecánica del Melodifestivalen, el programa con el que Suecia escoge a su representante en Eurovisión y cuya emisión se vive como un acontecimiento en el país durante varias semanas.

De hecho, Christer Björkman ha sido fichado como productor del nuevo concurso, después de haber trabajado en el Melodifestivalen desde 2002.

Por su parte, Europa celebra la semana que viene la 65.ª edición del Festival de Eurovisión, que se organiza en Países Bajos, después de la cancelación del año pasado por la pandemia del coronavirus, y en la que Francia parte como la gran favorita. (I)