Como una especie de tributo al lugar de los almendros, los algarrobos y las palmas reales nace Memorias del Barrio del Centenario, libro que reúne la historia del tradicional barrio del sur de Guayaquil, el primer sector residencial de la ciudad.

Universo de libros: ¿Qué libros comprar para los niños? El oso lector comparte sus obras más vendidas

“Escribir sobre el barrio de los recuerdos, no solo es evocar nuestras propias vivencias, sino traer a presente, la vida de otros, de amigos, de muchas familias y personas que formaron parte de ese entorno y de nuestro coexistir”, expresan en sus primeras páginas las damas del Barrio del Centenario, quienes plantearon a la Municipalidad de Guayaquil la idea de esta obra, que en abril tuvo su primera edición.

Norma Plaza, una de las personas que crecieron en el barrio, indica que la iniciativa provino de Carlota Salvador de Mata, quien entregó a su hija un listado de quienes vivieron allí cuadra por cuadra. Luego de esto se formó un comité con exhabitantes y habitantes para recoger sus testimonios gráficos. Un trabajo, que asegura Plaza, les tomó diez años. “Al Comité se nos ha entregado un número limitado de libros que serán vendidos para donar el producto de la venta en beneficio de la parroquia María Auxiliadora, en memoria de Alegría Baquerizo Valenzuela”, indica Plaza.

183 páginas componen el libro de pasta dura, que combina referencias históricas y memorias con fotografías antiguas y modernas, que dan cuenta de la felicidad de sus moradores fundadores. Entre las cápsulas históricas que contiene, rememora que el nombre del barrio se debe a la conmemoración de los primeros cien años de la declaratoria de independencia de Guayaquil (1820 - 1920). Además, cuenta que en sus inicios el Centenario tenía un ambiente campestre con jardines, establos, corrales y áreas abiertas. “Quizás ahora cuesta un poco imaginar que las calles del Barrio del Centenario fueron senderos por donde en las tardes algunas familias salían a pasear en sus caballos, niños en ponys...”, recoge una de las líneas del libro.

También menciona que en un inicio, en 1920, se construyeron solo seis chalés (vivienda familiar), y el barrio fue poblado a partir de 1930. Una de las primeras casas fue la de Víctor Emilio Estrada, banquero de la época y primogénito del expresidente de Ecuador Emilio Estrada Carmona.

Entre las gráficas se encuentran recortes de periódicos, fotografías de villas o edificios emblemáticos construidos por arquitectos italianos, entre ellos la iglesia María Auxiliadora o el colegio Cristóbal Colón, que “constituye una de las señas de identidad de las familias que habitaban el barrio”. También hay imágenes de varias esquinas, o pequeñas zonas del barrio; o gráficas cotidianas como la de jóvenes en una fiesta o de familias.

Rosa Amelia Alvarado, María Luisa Barriga de Valenzuela, George Capwell, Jaime Nebot Velasco, Jaime Nebot Saadi, figuran entre los moradores que habitaron o siguen habitando el barrio.

La investigación estuvo a cargo de Matilde Ampuero, Lola Márquez y Florencio Compte. Detrás de la elaboración del libro también estuvo la Unidad de Coordinación Histórica y Cultural, dirigida por Melvin Hoyos.

Memorias del Barrio del Centenario tiene un costo de $ 20. Los pedidos se reciben al número 098-481-0679. (I)