La fuerza silenciosa de la exestrella de la liga de rugby Rob Burrow se apagó este fin de semana, luego de que el deportista perdiera la lucha contra la enfermedad de la neurona motora (EMN) que le habían diagnosticado en el 2019. El deportista murió el domingo 2 de junio, a los 41 años, en el Hospital Pinderfields, por complicaciones de la enfermedad. Estuvo rodeado de familiares y amigos.

Burrow, quien había jugado en el equipo inglés Leeds Rhinos, se había ganado los corazones de muchos británicos debido a sus campañas incansables por la enfermedad, que al momento no tiene cura. La EMN causa que los músculos se debiliten, afectando la capacidad de una persona para caminar, hablar, comer, beber y respirar.


Publicidad

Justamente, antes de fallecer, el atleta dejó un mensaje final en el que pidió a sus seguidores “no desperdiciar ningún momento de sus vidas”. Sus emotivas palabras fueron grabadas en un documental de la BBC titulado There’s Only One Rob Burrow, que el exjugador del Leeds Rhinos pidió que sea compartido una vez que se confirme su deceso.

“Mi último mensaje para ustedes es que, cualquiera que sea su batalla personal, sean valientes y afróntenla”, dijo. “En un mundo lleno de adversidades aún debemos atrevernos a soñar”.

El diagnóstico de Burrow en 2019 se produjo dos años después de que se retirara del juego tras una carrera de 17 años con los Rhinos y Gran Bretaña, incluyendo ocho victorias en la Gran Final de la Superliga, tres World Club Challenges y dos Challenge Cups.

Publicidad

Junto con su esposa, Lindsey, y su amigo y excompañero de equipo Kevin Sinfield, Burrow recaudó casi $ 25,5 millones para combatir la EMN, entre ellos, más de $ 7,6 millones para construir el Centro Rob Burrow para EMN en Leeds, en el norte de Inglaterra, que proporcionaría una mejor calidad de vida a quienes padecen esta enfermedad degenerativa.

El príncipe Guillermo, quien entregó a Burrow y Sinfield sus honores CBE (Comandante de la Excelentísima Orden del Imperio Británico) en enero, rindió su propio homenaje a “una leyenda de la Rugby League” en X, antes conocido como Twitter.

Publicidad

“Rob Burrow tenía un corazón enorme. Él nos enseñó: ‘En un mundo lleno de adversidad, debemos atrevernos a soñar’. Catherine y yo enviamos nuestro cariño a Lindsey, Jackson, Maya y Macy. W”, escribió.

Las palabras finales de Rob Burrow

“Espero que algún día encontremos una cura y vivamos en un mundo libre de ENM.

Para cuando veas esto, ya no estaré aquí.

Solo soy un chico de Yorkshire que logró hacer realidad su sueño de jugar la liga de rugby.

Publicidad

Como padre de tres niños pequeños, nunca quisiera que ninguna familia tuviera que pasar por lo que pasó mi familia desde mi diagnóstico.

Espero haber dejado una huella en la lucha de esta enfermedad.

Espero que enseñe a vivir el momento.

Espero que encuentres inspiración en toda esta historia.

Mi último mensaje para ti es que, sea cual sea tu batalla personal, sé valiente y afróntala.

Cada día es valioso.

No desperdicies ni un momento.

En un mundo lleno de adversidad todavía debemos atrevernos a soñar.

Rob Burrow, cambio y fuera”. (I)