Una nueva cita hizo comparecer a la expareja más querida del mundo del espectáculo. Shakira y Gerard Piqué se vieron nuevamente las caras en el bufete que representa al futbolista, para continuar las conversaciones sobre la custodia de sus hijos, pero la falta de un acuerdo sacó a relucir el mal carácter del integrante del equipo azulgrana.

Desde que la cantante colombiana anunció la sorpresiva separación, conocer qué pasará con los hijos procreados en la relación de más de 10 años, es el vínculo que mantiene a la pareja en la mesa de negociaciones con sus abogados al frente.

Y nuevamente, el escenario fue favorecedor para la intérprete de “Waka Waka”, quien mantiene el apoyo de un público que no deja de hacerle saber que es su estrella favorita.

Publicidad

Shakira sale vencedora de la reunión con el apoyo de su público

La Vanguardia reseñó que la posibilidad de ir a juicio continúa latente en la lucha protagonizada entre Shakira y Piqué por la custodia de sus hijos Milan y Sasha. El despacho de Tamborero Abogados fue el sitio fijado para el encuentro de los famosos juntos a sus representantes.

La reunión fue fijada y el panorama no fue nada positivo para el jugador catalán, quien harto de las conversaciones abandonó el lugar antes de la hora, dejando inconclusas las negociaciones que no terminan de culminar para bien de los intereses de lo involucrados.

El diario español mencionó que la súper estrella de la canción llegó a las 18 horas, acompañada de su hermano Tonino y de su abogada, la profesional del derecho, Pilar Mañé y Diego Muñoz, pero ya Piqué había ingresado al recinto diez minutos antes.

Publicidad

A su llegada, ninguno de los famosos ofreció declaraciones, pero los paparazzis lograron las fotografías que dejaron evidencia de los rostros y gestos de cada uno frente a un encuentro del que se esperaba fuese el último.

Shakira lució hermosa con un ajustado jeans azul oscuro estilo skinny, que combinó con una blusa de seda en tono rosa anudada a la cintura, un par de stilettos altos a juego y cartera negra de la firma Yves Saint Laurent.

Publicidad

Unas gafas en pasta color nude y su cabello liso suelto la convirtieron en todo un ejemplo de que está pasando por su mejor momento.

El jugador del equipo culé se mostró irritable ante lo largo que se ha extendido el proceso de negociación en el que se busca decidir qué pasará con el futuro de sus hijos, ante la posibilidad de que Shakira quiera reiniciar su vida en otro país.

Según cuenta el medio del país ibérico, apenas había transcurrido hora y media de la reunión, cuando Piqué abandonaba el sitio a las 19:50 cabizbajo y sin querer dar declaraciones a los medios que aguardaban en el bufete.

El amor que una vez los unió ha dado paso a una relación fría y distante en la que cada uno solo atiende a las recomendaciones de sus abogados para salir vencedor en las discusiones.

Publicidad

A decir de La Vanguardia, para Piqué constituye un verdadero calvario la interminable negociación marcada por desaveniencias, cláusulas y contraofertas que no han persuadido a la cantante a la firma de un acuerdo que selle el final de todo.

El Nuevo Herald, reseñó lo logrado al consultar a Ramón Tamborero sobre los resultados. Sin dejar a un lado su deber de ser discreto, el profesional no dio muchas señas de lo que ocurrió a puerta cerrada.

No confirmó si los niños se quedarán a vivir en Barcelona, pero escogió decir “estamos en ello”, con lo que confirmó que sigue siendo el punto álgido de las negociaciones.

Shakira y sus colaboradores fueron los últimos en dejar la sede del bufete de Ramón Tamborero, a eso de las 9 de la noche, hora en que la artista era esperada ansiosamente por sus fans.

La plaza Francesc Macià de Barcelona se llenó de decenas de seguidores de la artista a los que se sumaron los representantes de los medios y fotógrafos que deseaban obtener unas palabras.

Con una gran sonrisa y tranquila, la barranquillera salió como toda una diva, alzando su mano para saludar al público que gritaba su nombre en coro con mucha algarabía, mientras con teléfono en mano no dejaba de fotografiar a la gran celebridad.

“Shakira no te vayas”, “Shakira quédate en Barcelona”, eran los gritos de los cientos de fans que entusiasmados por ver a la cantante, le manifestaron su total solidaridad en el problema por el que atraviesa, después que Piqué decidió abandonarla para iniciar una nueva relación con su actual novia Clara Chía Marti. (E)

Te recomendamos estas noticias