Todo empezó con sus hermanas, cuando se dirigían al colegio en su natal Argentina, específicamente en Misiones. Ellas se hacían una cola a la que le faltaba estilo. O se arreglaban o no podían caminar a su lado. El nivel de exigencia también llegó a temprana edad y con ello su gusto por el estilismo. Hoy, Miguel Ángel Cavallero, de 35 años, cuenta con 12 años de trayectoria, gran parte de ese tiempo adquirido en Ecuador.

Llegó a territorio ecuatoriano cuando tenía 19 años. Le propusieron venir al país con una oferta laboral. “Yo decido venir a Ecuador sin conocer absolutamente nada más que las bananas de Ecuador, porque es lo que consumimos en Argentina...”, cuenta a EL UNIVERSO Cavallero.

Una de sus razones para aceptar residir en Ecuador fue cambiar un poco lo que vivía en su país y ganar en dólares. “Me propusieron ganar en dólares y eso me motivó muchísimo, y sobre todo, siempre tuve ganas de salir y explorar el mundo. Desde muy chico tenía mucha ansiedad por saber qué había más allá de la ciudad natal en donde crecí, que era una ciudad muy chiquita, de 40.000 habitantes: Misiones”, comenta.

Todo estaba listo para emprender su viaje, sin embargo, un día antes se le cayó la billetera con todos su ahorros, aproximadamente unos $ 1.200. Con ese sabor amargo en su vida, igual viajó y llegó al país con $ 20. Pero esa no sería toda la parte negativa. Ya en Ecuador, al principio vio muy oscuro en su campo. “Te soy sincero, sentí que vine de ‘guatemala’ a ‘guatepeor’ en ese momento. En el 2005, los sueldos en Ecuador eran muy bajos, estamos hablando de que el sueldo (ahora) ronda los 400 dólares, en ese momento se ganaban 165 dólares más o menos, y realmente dije: ‘¿Qué hice?, ¿qué hice?’...”, dice.

Publicidad

Con los ánimos no muy buenos, Cavallero sabía que tenía que continuar, buscar las oportunidades, y llegaron. Trabajó y empezó a conocer personas que le ayudaron a relacionarse con más gente del medio. En octubre del 2005 sin duda se marca un antes y un después. Conoció a un amigo que lo presentó al dueño de una peluquería de renombre, en donde laboró más o menos tres años, y da el gran salto al éxito, dice, gracias al programa de televisión que se llamaba La mañana junto a ti, en Teleamazonas.

Su primer local estaba ubicado en Eloy Alfaro y Fernando Ayarza, en Quito. “Comencé con un local muy chiquito, me acuerdo que me habían prestado un lavacabezas de plástico, una silla y de esa forma calentaba agua en la cafetera eléctrica, mezclaba el agua caliente con la fría para lavarlas a mis clientas y así fue un poquito de cómo comenzó toda la historia de Miguel Cava. La gente me veía en la tele, llegaba a la peluquería y decía: ‘Pensaba que tenía un gran salón’, como tengo hoy, pero no era esa mi realidad”, afirma.

El tiempo pasó y su nombre empezó a pasar de boca en boca. A sus clientas las denomina “chicas cava”, a quienes las considera “muy exigentes, muy exigentes”, gran parte de ellas viven de su imagen. Su primera clienta famosa fue la periodista Janeth Hinostroza, luego siguió Karol Noboa, entre otros rostros de pantalla. Pero su arte no se ha quedado solo en Ecuador, sino que también ha llegado a una plataforma muy importante como el Miss Universo: la primera vez fue en el 2019 y ahora en este 2021.

Miss Universo

Su colaboración en el 2019 se da porque trabajaba para la compañía americana Farouk Systems, de Houston, Texas. “Ellos vieron mi trabajo y mi desarrollo para la compañía por muchos años, porque no es que de la noche a la mañana pasás a ser un estilista reconocido y estás en la primera línea del certamen más importante a nivel mundial, sino que ellos ven muchas cualidades, entre ellas, cómo te desarrollas en cuanto a la parte artística, cómo plasmas tu peinado y demás, entonces te llaman a ser parte del team y es como un premio, como el premio máximo de un estilista poder llegar a peinar a las mujeres más bellas”, cuenta.

Para este año, la compañía para la cual trabaja ya no estaba a cargo, pero el nuevo director de peinado y maquillaje, que se encargó de armar el equipo, vio su trabajo, lo siguió en redes por mucho tiempo y decidió hacerlo parte del staff. “En un momento habíamos hablado que yo sea el director de peinado, porque él se encarga de la parte del makeup, pero después logramos conciliar un gran equipo de personas y creo que cada una aportó y (fue) hermoso trabajar”, señala.

Este 2021 se hizo cargo de la imagen de Zozibini Tunzi, Miss Universo 2019, quien entregó la corona a la mexicana Andrea Meza. “Trabajaba con la imagen de Paula Shugart, que le encantó desde el principio la directora del Miss Universo, tenía demasiadas personas a las cuales yo debía trabajar su imagen, pero a lo largo de los 16 días que se desarrolló el certamen pude trabajar con todas”, señala.

Publicidad

“Al final me preocupé, si de la gala final de hacer el cabello, el styling, de Miss Ecuador, de Miss Argentina, porque tenía como esas ganas de darle mi granito de arena, primero a Ecuador que me ha dado tanto, sentía que tenía que darle mi apoyo a Leyla (Espinoza), y también con la candidata de mi país, que es una persona maravillosa”, agrega.

New York Fashion Week

En septiembre del 2019 colaboró con varios diseñadores en New York Fashion Week. “Colaboré con el maquillaje y peinado para la diseñadora Glenkora, textil eco-friendly, y Walkaqa, marca que expone el arte de la mujer artesana del local cuadro en joyas ambas marcas ecuatorianas”, señala.

Proyecto de labor social

Además de expandir a Cava Studios, el estilista trabajará en un proyecto de labor social junto con ONU Mujeres. Este programa consiste en capacitar a mujeres, madres, jefas de hogar “que quieran desarrollar una profesión desde cero en el ámbito de la belleza y vamos a empezar a capacitar de forma gratuita, primero en la ciudad de Quito como un proyecto piloto y la idea es luego llevarlo a nivel nacional y luego a toda América Latina a través de la base de este proyecto que está en Panamá”, explica.

Está previsto que el proyecto se inicie en octubre de este año en la capital. Las capacitaciones van a ser presenciales. La parte básica estará en el canal de YouTube de Miguel Cava.

“La plataforma para agrupar a todas estas mujeres y la entrevista inicial lo va a hacer ONU Mujeres”, señala.

¿Cómo surge Cava Studios?

Surge de una idea. En el 2007 regresó a Buenos Aires, en donde trabajó en uno de los mejores estudios de la capital argentina en ese entonces, Studio Libera, y realizaron todas las campañas de moda para dentro y fuera del país. “Me empapé un poco más de lo que tenía que ver con el concepto de estudio, justamente mi jefe venía de trabajar una larga temporada en Italia y él llevó ese concepto a Buenos Aires, yo lo adopté y lo traje a Quito y me pongo el primer estudio en el 2011...”, explica, y agrega que luego se fue a vivir en Miami, pero dejando del precedente del primer estudio.

Según Cavallero, la diferencia entre un estudio y una peluquería es que el primero es un lugar privado y no está visto a la calle, siempre se debe pedir una cita con anticipación. “Es un lugar en donde se plasma y en donde se viven realmente las tendencias y las modas, en donde se crea todo lo que tiene que ver con moda para campañas de ropa, de marca publicitaria, acá vas a ver el último grito de la moda, por eso es que nosotros creamos tendencia y creamos moda. En eso se diferencia un estudio”, comenta.

Actualmente el estilista tienen planes de expandirse no solo a nivel nacional, sino también internacional. Para el próximo año, en enero, prevé abrir la primera sucursal en Miami, tampoco descarta abrir un local en Guayaquil.

Cava Studios está ubicado en el corazón de Cumbayá.

Su trabajo

Su trabajo se diferencia, asegura, porque marcan tendencia no solamente en el estilo de color del cabello, “que es único”. “Yo lo que busco siempre es resaltar a la mujer latina o resaltar a la mujer, porque creo que no hay que cambiar la esencia. Cuando hablo de esencia, hablo de tu color natural... Cuando venís a Cava Studios lo que trato es de resaltar tu belleza totalmente natural y lo que hacemos es una proyección no solamente de look del cabello, del maquillaje, sino de un estilo de vida. Y tratamos de mostrar a esta mujer que son muy empoderadas de su imagen, para que otras mujeres se puedan reflejar y puedan decir ‘sí se puede’...”, señala.

“No quiere decir que las mujeres que no estén en pantallas no sean importantes, pero creo que siempre buscamos a un ser inspirador y en este caso son las ‘chicas cava’ sin duda alguna”, agrega.

La mujer ecuatoriana

De la mujer ecuatoriana resalta la calidad del cabello, sin embargo insta a que se lo cuide de la forma adecuada. “Realmente es espectacular. Si yo comparo con mi país, en donde las mujeres tienen el cabello muy delgado, muy fino, con el pasar de los años se pierde mucho la densidad”, apunta.

“Siempre les digo si no van a tener la consciencia de que tienen que invertir tiempo y dinero al tinturarse el cabello es preferible que se hagan un buen corte y que realmente resalten ese cabello negro espectacular, abundante y brillante que son las cualidades que tienen el cabello de la mujer ecuatoriana”, acota.

Imagen a primera dama y Alejandra Jaramillo

“Me encantaría hacerle la imagen a la primera dama de Ecuador. No me gusta hablar nunca en negativo, pero creo que sí hay cosas que a María de Lourdes se le puede resaltar mucho más”, sostiene.

Cita como ejemplo, que le cambiaría el color del cabello y el styling. “El corte que la han hecho es el adecuado, pero necesita tener otro tipo de peinado. Me gustaría también que le cambien un poco el styling, la ropa que está usando actualmente creo que no es la adecuada, no está resaltando a esa mujer que el país está necesitando hoy en día”, explica.

Conozca quiénes fueron los mejor vestidos en la posesión de mando de Guillermo Lasso, según el diseñador Nino Touma

“Si bien no tuvimos la imagen de una primera dama por muchísimos años, lo estamos tenido ahora y creo que es importante, muy, pero muy importante que la imagen de la primera dama sea una imagen inspiradora para las mujeres de Ecuador y para las mujeres del mundo también. Yo creo que está centrada la mirada de todo un país y con mucha ganas de sentir un cambio. Yo creo que el cambio debe existir a través de la imagen, la imagen es sumamente importante porque es la primera impresión...”, agrega.

También tiene interés de trabajar con la presentadora de televisión Alejandra Jaramillo. “Trabajé mucho tiempo con Efraín, cuando él vivía en Quito yo le cortaba el cabello y creo que a Alejandra le hace falta un poco de luz en su cabello para dar un reflejo de esperanza y de alegría. Creo que es difícil ponerse en los zapatos de ella por lo que está pasando, pero creo que al darle algo de color a su cabello va a ser sin duda alguna que su energía se eleve un poco más”, explica. (I)