Han pasado más de dos décadas desde la muerte de Lady Di. Sin embargo, siempre aparecen misterios sin resolver en torno a la investigación. La última revelación es que el príncipe Carlos fue interrogado por John Stevens, un lord que fue jefe de la Policía de Scotland Yard. Stevens reveló cómo manejó una tarea tan complicada como fue interrogar al príncipe de Gales como un posible sospechoso de fraguar la muerte de su exesposa.

Meses antes de morir en un trágico accidente en París, Lady Di creía que su exmarido y el padre de sus dos hijos estaba planeando un accidente en su automóvil que consistiría en una “falla en los frenos” y una posterior “lesión grave en la cabeza”. Esto lo escribió en una carta que entregó a su mayordomo Paul Burrell.

A sus 36 años, el 31 de agosto de 1997, la princesa de Gales murió cuando su vehículo impactó contra una columna del Túnel de l’Alma. También fallecieron su novio, el millonario árabe Dodi al Fayed, y el conductor del automóvil, Henri Paul. El único que sobrevivió fue el guardaespaldas de la pareja, Trevor Rees-Jones.

La investigación determinó que el accidente fue causado por un exceso de velocidad y el estado de embriaguez del conductor, Henri Paul.

La carta

El mayordomo Burrell reveló que la carta le fue entregada por la princesa diez meses antes de su muerte. “Estoy sentada aquí en mi escritorio en octubre, esperando que alguien me abrace y me ayude a seguir fuerte y con la cabeza en alto”, dice Lady Di en la carta, publicada por el Daily Mirror.

“Mi esposo está planeando un accidente con mi automóvil. Un problema con los frenos y una herida seria en la cabeza le despejarían el camino para que se pueda casar con Tiggy (la niñera de sus hijos). Camilla (Parker Bowles, actual esposa de Carlos) no es más que una trampa. Todos somos utilizados por este hombre en cada sentido de la palabra”, concluía Diana en la carta.

El policía Stevens le dijo al Daily Mail que habló con el príncipe Carlos sobre una nota que la princesa Diana escribió en 1995. “Sí, se habían hecho acusaciones sobre el príncipe de Gales y otros miembros de la realeza, pero teníamos que encontrar o examinar la evidencia [existente] antes de acercarnos a él con preguntas formales”, dijo Stevens al medio.

“La nota no fue suficiente para convertir a Carlos en un sospechoso formal”, agregó Stevens. (I)