La trágica noche del 31 de agosto de 1997, el Hospital de la Pitié-Salpêtrière, París, reunió a ingleses y franceses conmovidos por la muerte de la princesa Diana.

A escasos días del cumpleaños número 60 de la princesa Diana, se recuerdan muchos hechos relacionados con su admirada vida y su muerte que entristeció a millones de personas en el mundo.

El Daily Mail trae el relato del sacerdote católico Yves-Marie Clochard-Bossuet y del cónsul inglés Colin Tebbutt, quienes detallan los personajes que esperaban en el pasillo afuera de la habitación donde ya reposaban los restos de Diana. Aparte de los guardias de la policía, estaba Colin Tebbutt, el cónsul general de Reino Unido; una religiosa enfermera; Paul Burrell, quien había sido mayordomo de la princesa Diana y el sacerdote Clochard-Bossuet.

El padre Yves-Marie Clochard-Bossuet recuerda que se dio cuenta de que el mayordomo Burrell estaba realmente devastado por la muerte de Diana, a diferencia de algunos de los funcionarios “hipócritas” que habían presentado sus respetos. “Sintió la necesidad de decirme lo mucho que ella significaba para él”.

Publicidad

Luego del accidente del vehículo que chocaó contra una de las columnas del túnel del Pont de l’Alma, la princesa fue rescatada con vida y se le realizó una cirugía de emergencia, pero murió en la mesa de operaciones a las 4 de la mañana del 31 de agosto.

Visita del presidente francés

Pero luego, “de repente, por el pasillo vienen este hombre alto y su esposa y simplemente entraron en la habitación de Diana con el policía saludando”, recuerda Tebbutt.

Yo digo, “¿Qué está pasando ahora?, cuando de repente me di cuenta de que eran el presidente y la señora Chirac. El señor Chirac hizo una reverencia al final de la cama y salió. Después de eso, nos sentamos en la oficina y esperamos”.

“Sabía poco sobre el árbol de la familia real”, recuerda el sacerdote al Mail. “Sabía que el marido de Diana se llamaba Carlos... No tenía idea de que todo el mundo estaría hablando de esto en los próximos años”. Está desconcertado por la anticipación deferente de sus compañeros británicos.

“La gente de la embajada me advirtió una hora antes de que llegara que venía Carlos. Los franceses y los ingleses somos diferentes. Me preguntaban si me sentía bien, ¿estaba preparado para conocer a Su Alteza Real? Fue absolutamente como si Cristo mismo estuviera a punto de descender (sobre nosotros)”.

Los primeros en llegar fueron los funerarios reales. “El ataúd lo llevaban a la altura de los hombros cuatro tipos grandes acompañados por el propio señor Leverton, todos con traje de oficiales, marchando por el pasillo como si fuera un desfile militar”, recuerda Tebbutt. “Le dije al señor Leverton que los funerarios franceses habían estado y esperaba que todo estuviera bien. Y él entró, la miró y salió y dijo: “Señor Tebbutt, han hecho un buen trabajo, gracias, lo que fue un gran alivio para mí “.

Publicidad

Oración por Lady Di

Luego llegó el príncipe Carlos, acompañado por las hermanas de Diana, Lady Sarah McCorquodale y Lady Jane Fellowes. El presidente Chirac aún permanecía en la entrada del hospital con una guardia de honor de 12 hombres.

“Yo conocía al Príncipe desde 1978. Me dijo: Colin, muchas gracias por venir, dice Tebbutt. Le expliqué lo que había estado sucediendo y me preguntó ¿Hay miembros del clero aquí?. Le dije que sí y él respondió: Me gustaría ir a la habitación de Diana con el clero y sus hermanas. ¿Está eso bien?. Dije: Por supuesto, señor”.

Un clérigo anglicano también estaba disponible. “Llegó cinco minutos antes que Carlos”, recuerda el padre Clochard-Bossuet. “Un buen hombre llamado Martin Draper (el archidiácono anglicano de Francia). Y fue él quien le dijo al príncipe Carlos: “Este es el sacerdote católico que ha estado cuidando a Diana durante diez horas”.

“Y el príncipe Carlos fue muy amable, muy sencillo, muy agradable. Me agradeció y me invitó a ir a rezar con ellos. Y entonces hubo una oración, la oración anglicana por los muertos, con el príncipe Carlos, las dos hermanas, tal vez una enfermera, y los dos sacerdotes, yo y el anglicano. No había nadie más en la habitación”, recuerda Clochard-Bossuet.

Con la foto de sus hijos

Las oraciones duran un cuarto de hora. El sacerdote nota que la apariencia de Diana ha cambiado desde la última vez que la vio. Diana ha sido preparada y vestida con el traje de Lady Jay. “Se habían puesto sombra de ojos y se habían maquillado”, recuerda. “No tenía la naturalidad que tenía antes. Parecía una muñeca, mientras que antes era una mujer muy hermosa “.

Una foto de los dos hijos de Diana, que estaba en su bolso, había sido colocada en sus manos junto con un rosario que le dio la Madre Teresa. Lleva las joyas recuperadas del Mercedes, aunque le falta un pendiente.

Después, “Carlos me dio las gracias”, recuerda el cura. “Estaba muy, muy conmovido. Sí, vi lágrimas“.

Luego salió el Príncipe, me dio las gracias de nuevo y dijo: “Usted y el señor Burrell volverán conmigo en el avión”, recordó Tubbett.

Triste retorno

6.35pm: Envuelto en el Estandarte Real y dirigido por el Archidiácono Draper, el ataúd de Diana fue llevado a un coche fúnebre azul oscuro. El cortejo real salió del hospital rumbo al aeródromo militar de Villacoublay, donde el ataúd fue trasladado a un avión del Royal Flight.

“Mientras conducíamos por las calles de París, todo el mundo aplaudía”, recuerda Tebbutt. ‘Fue increíble. Muy, muy conmovedor. Cuando llegamos al avión, las dos hermanas decidieron que querían sentarse con Paul y conmigo”. El Príncipe y su personal se sentaron en un compartimiento diferente.

6.51pm: Una audiencia de televisión de 19 millones observa la llegada del avión a Northolt en el oeste de Londres. Seis portadores del féretro de la RAF levantan el ataúd de Diana sobre sus hombros. El primer ministro Tony Blair está allí para reunirse con el grupo real, junto con Lord Chamberlain y el secretario privado de Diana, Michael Gibbins.

Cuando el coche fúnebre pasa por debajo de los puentes, los transeúntes arrojan flores a la carretera. De vuelta en Northolt, el príncipe Carlos vuelve a abordar el avión de la RAF para regresar a Balmoral junto a sus desconsolados hijos.

El coche fúnebre continúa hasta el depósito de cadáveres de Bagley’s Lane, en Fulham. Allí el cuerpo de Diana es identificado formalmente por sus hermanas y se lleva a cabo un examen post mortem.

3am: Tebbutt finalmente puede regresar a su cama en Botany Bay, de donde fue despertado por una llamada de Balmoral en las primeras horas de la mañana. Su jornada entre Francia y Reino Unido ha durado 26 horas. (I)