Madres de rodillas logran hijos de pie. Así lo repite a diario Karime Borja Ansaldo, reina de Guayaquil 2018, quien desde noviembre del año pasado se ha instalado en el hospital para acompañar a su hijo Mateíto Lapo Borja, quien permanece asilado luego de un accidente en casa, que lo mantiene en coma.

Desde entonces, aunque la realidad sería que ella esté quebrada e inconsolable, se mantiene más fuerte que en cualquier otra etapa de su vida. Habla pausado, de forma cauta y convencida de que no solo los médicos lograrán que su hijo despierte completamente sano sino apoyándose en la fe y decretando que según los tiempos de Dios, él se levantará sin secuelas.

“Mateíto tuvo un accidente, él se ahogó, por eso a muchas mamitas que les ha sucedido esto hacen campañas para que los niños desde muy pequeños aprendan a nadar y para que existan cercos en las piscinas en casa para que si hay un descuido, los niños no vayan corriendo a meterse. Eso fue lo que sucedió. Mateo se ahogó e inmediatamente se lo llevó al hospital. Él estuvo 15 minutos sin signos vitales, gracias a Dios, solo a Él y a los médicos, en las manos en las que cayó Mateíto, lo revivieron luego de estar 15 minutos sin signos y de inmediato se lo trasladó al hospital Roberto Gilbert, y ahí han estado todos nuestros doctores, los ángeles terrenales que nos han acompañado en todo esto”, cuenta Karime a este Diario.

Según indica Karime “él está actualmente en UCI (Unidad de Cuidados Intensivos), en terapia intensiva. Mateíto al comienzo, debido al edema cerebral estaba en coma inducido, luego poco a poco y debido a todos los progresos médicos ahora solo está en coma, ya le quitaron todos los sedantes y estamos esperando que Mateo se despierte por sus propios medios”.

Publicidad

Mateíto ha sido sometido, de acuerdo con Karime, a una craniectomía descompresiva. “Se realizó esta cirugía porque al estar en el agua, no sabemos el tiempo exacto en que estuvo, pero un minuto es suficiente para que no llegue el suficiente oxígeno a su cerebrito, entonces su cerebro se hincha, entonces esto crea un edema cerebral. Él tiene una parte de su cerebrito infartada, gracias a Dios no tiene muerte cerebral, tiene actividad cerebral, si bien es cierto tiene esta parte del cerebro infartada, lo primero que sucedió la primera semana, su cerebrito al estar hinchado tuvieron que hacer esta craniectomía descompresiva, donde le quitan los huesitos de la frente, para que sea más fácil de entender, para que su cerebro tenga dónde expandirse porque su cerebro se hincha. Entonces está estimado que luego de seis semanas se pueden volver a poner estos huesitos porque ahí el cerebrito, digamos, ya se hubiera deshinchado un poco. Gracias a Dios, este proceso lo pudimos hacer a las tres semanas, ya pudimos poner sus huesitos, esta fue su segunda intervención, eso fue la semana pasada. Podemos decir que hoy por hoy, Mateíto tiene deshinchado su cerebro, casi que al 100%”, detalla Karime sobre los 43 días, aproximadamente, que ha estado hospitalizado.

En este tiempo, su familia y amigos han sido su apoyo incondicional, así como sus seguidoras en redes sociales, con quienes se conecta en distintas cadenas de oración en las que se unen para pedir por la total sanación de Mateíto, quien un día antes del accidente cumplió 2 años. “Desde mi mamá, que está todos los días, mis hermanas, mis tíos, mis primos, toda mi familia, y principalmente a mi lado, mi enamorado, con quien en un mes voy a cumplir un año. Yo estoy separada del papá de Mateíto. Mi enamorado ha estado conmigo en toda esta situación, me da calma, el que trata de darme en esta tormenta darme tranquilidad, de hacerme reír, trata de estar conmigo todo el tiempo. Él es médico, cada que me dan una noticia me lo explica mejor, me hace entender mejor el panorama”, comenta.

“Ha sido un camino durísimo, muy doloroso en lo personal porque al fin y al cabo somos humanos y estamos acostumbrados a tener resultados rápidos, entonces es un camino de mucha angustia. Yo quisiera que Mateíto mañana abra sus ojos, pero sé que hay pasos médicos que no nos podemos saltar más que todo para que cuando él abra sus ojitos esté tranquilo. A él le faltan muchísimos pasos y a veces como humanos no podemos entender, la divinidad ni las formas en las que trabaja el Señor. Por más que yo sienta que no puedo más, sienta que tengo el alma partida en mil pedazos, sienta que me cuesta mucho despertarme en las mañanas, es imposible, más que todo porque yo tengo que ser la persona que le dé todas las fuerzas a Mateo. Por eso cuando otras mamitas me escriben, les digo que entreguen sus angustias al Señor, sus miedos a Él, para que así la carga sea un poco más ligera porque yo estoy convencida de que si yo no me hubiera entregado ciento por ciento a Él, estuviera en el piso”, enfatiza.

Evolución médica de Mateo

Karime explica, además, que según los especialistas el día que se despierte Mateo recién podrán conocer los progresos y posibles desenlaces. “Siempre nos dicen que el día que se despierte Mateíto será el día cero. El día que se levante él, vamos a saber cómo se levanta. Los doctores siempre te dan el peor panorama para que lo mejor te sorprenda, entonces ellos siempre me dicen que no sabemos cuál será el porcentaje de Mateo que se recupere, si se recuperará el 100 %, o el 50 % o menos o más. Entonces no sabemos cómo se despierte, si se acuerde o no, en términos médicos no sabemos sus niveles de conciencia, no hay forma de saber cómo se va a despertar, es más hay doctores que nos dicen que puede no despertar, eso es lo menos esperado y estamos hablando del peor de los casos. Hay casos similares a los de Mateo en los que se han despertado, no hay forma de comparar, cuando se trata de niño es mucho más complicado el diagnóstico porque gracias a Dios los niños tienen una plasticidad neuronal gigantesca”, detalla Karime.

Publicidad

Actualmente la mano izquierda no la puede mover mucho.

Su vida afuera del hospital

Karime había terminado contrato con dos trabajos, uno en un canal como presentadora deportiva y otro en un centro médico en el área administrativa.

Tiene además un emprendimiento de pestañas pelo a pelo que aún no ha retomado por el accidente de Mateíto. “No lo he abierto, tengo ahí solo el proyecto, estaba estudiando, dejé mi carrera a la mitad, gracias a Dios la universidad me está ayudando, porque soy becada. Yo estudio psicología en la Universidad Casa Grande. Gracias a Dios, hoy por hoy puedo estar con Mateo 24/7, estoy planificando volver a trabajar porque estoy convencida de que cuando salga, él va a necesitar más cosas y tengo que trabajar para dárselas. Yo quiero que cuando Mateíto se levante no vea un ambiente triste, sino que estemos bien para él anímica y económicamente”, refiere.

Karime fue reina de Guayaquil en el 2018. Antes de terminar su año de gestión como soberana anunció a través de la organización del concurso que estaba embarazada de Mateo. Esta situación provocó además que se modificaran los reglamentos del certamen permitiendo ahora participar a mujeres que sean madres.

Publicidad

En julio del 2019, se viralizó en redes también el apoyo que le brindara la alcaldesa Cinthya Viteri para que Karime finalizara su gestión y no deba renunciar al título por su su estado de gestación.

“Mateíto ha cambiado todos los aspectos de mi vida, yo digo que nací tres veces. Obviamente cuando nací de mi mamita, la segunda vez cuando me enteré de que estaba embarazada, yo volví a nacer con Mateo en mi vientre, él cambió por completo la historia del reinado de Guayaquil, hoy por hoy me doy cuenta de que Mateo cambió la vida de muchas jóvenes que también querían participar, que chévere que él lo cambió, y hoy vuelvo a nacer, porque el día que recibí esa llamada y me arrodillé para pedirle a Dios que no me quite a mi hijo, ese día volví a nacer porque entendí muchas cosas, porque ese día recuperaron los signos vitales por vía artificial, porque ese día nos dieron la noticia de que el corazón de Mateíto latía por sí solo, milagro de Dios. Todo lo que ha sucedido con Mateíto es un milagro”, reitera.

Karime continúa uniéndose y sumando a más personas en cadenas de oración para la recuperación de su hijo. (I)

Karime Borja fue reina de Guayaquil en el 2018. Ella entregó su corona mientras estaba embarazada de Mateo. Foto cortesía