La actriz Jane Powell, estrella de musicales de Broadway y del Hollywood clásico, murió el jueves a los 92 años, dejando atrás una larga carrera en el mundo del espectáculo, con títulos como Seven Brides for Seven Brothers y Song of the Open Road.

Su amiga Susan Granger, hija del cineasta S. Sylvan Simon, confirmó este viernes el fallecimiento de una de las actrices más relevantes del género musical durante las décadas de los 40 y los 50, en plena era dorada de Hollywood.

Entre los trabajos más valorados de Powell destaca su papel en Seven Brides for Seven Brothers (1954), en que interpretó a una mujer encargada de casar a siete hermanos rudos y desconsiderados.

La actriz, de voz soprano, saltó a la primera línea de Hollywood en 1951 gracias a Royal Wedding, el musical de Stanley Donen en el que compartió pantalla con Fred Astaire y que supuso su primer papel adulto.

Powell comenzó a trabajar en el cine muy joven, ya que con apenas 15 años firmó su primer contrato con los estudios MGM, un fichaje tras el que participó en Song of the Open Road (1944) y A Date with Judy (1948), junto con estrellas de la talla de Elizabeth Taylor, Carmen Miranda y Xavier Cugat.

Aunque Powell se inició en el mundo del espectáculo una década antes, desde los 5 años, cuando su madre la llevó a programas de radio y espectáculos teatrales. Años después, la actriz describió esa etapa como una vida de explotación infantil que supuso inseguridades y depresión, ya que trabajaba en contra de su voluntad.

A partir de la década de los 60, la actriz dejó de recibir llamadas en la industria del cine y comenzó a pisar las tablas de Broadway en musicales como The Sound of Music, My Fair Lady y Cinderella.