El catálogo de Netflix no solo esta lleno de cintas divertidas y fantásticas. También se tocan temas muy reales y alejados de la ficción. La plataforma cuenta con documentales, series y películas que narran las historias de asesinos seriales. Si eres amante de estos casos, te presentamos algunas recomendaciones.

Hannibal

Uno de los personajes más escalofriantes del cine de los 90 es Hannibal Lecter, el psiquiatra, asesino en serie y caníbal que el mundo conoció en la aclamada película El silencio de los inocentes.

Esta cinta de 2001 revela que Lecter no estaba muerto, anda suelto como un ciudadano común y corriente en Florencia, Italia, bajo el seudónimo de Dr. Fell.

Eso, hasta que una de sus víctimas, el millonario Mason Verger (Gary Oldman), idea un plan para atraparlo y torturarlo y así cobrar venganza.

Publicidad

Conversaciones con asesinos: las cintas de Ted Bundy

Ted Bundy es uno de los asesinos seriales más famosos de Estados Unidos. Cometió 30 crímenes en los años 70, los que primero negó y luego admitió.

Esta miniserie documental, profundiza en su historia, con entrevistas, imágenes de archivo y grabaciones de audio, ofrece un perfil agudo de Bundy.

Mindhunter

Basada parcialmente en hechos reales, un equipo del FBI liderado por Holden Ford (Jonathan Groff), Bill Tench (Holt McCallany) y la psicóloga Wendy Carr (Anna Torv) recorren diferentes cárceles de Estados Unidos para entrevistarse cara a cara con famosos criminales.

Todo esto para entender cómo una persona llega a cometer estos actos y qué los mueve.

Halloween

Un clásico del subgénero de terror, denominado slasher. En esta cinta el asesino Michale Myers (Nick Castle), regresa cada noche de Halloween a la ficticia ciudad de Haddonfield, Illinois, para convertirse en la pesadilla de la joven Laurie Strode (Jamie Lee Curtis) y su grupo de amigos.

La calle del terror (parte 1)

La calle del terror, trilogía fílmica de la directora Leigh Janiak y que llegó con éxito a Netflix dividida en tres escalofriantes partes.

La primera se ambienta en la década de los 90 en Shadyside, una ciudad pobre y marcada por una lista larga de macabros asesinatos, a la que suma uno más: el de un joven con una máscara de calavera y un cuchillo que mata a varias personas en un centro comercial. (E)