El príncipe Andrés de Inglaterra alcanzó este martes un acuerdo extrajudicial con la mujer que lo denunció por abuso sexual cuando ella era menor de edad, llamada Virginia Giuffre, lo que parece alejar el desarrollo de un juicio que le podría acarrear aún más descrédito que el que sufre tras su progresivo apartamiento de la corte inglesa.

Los abogados de Andrés, encabezados por David Boies, presentaron hoy un escrito dirigido al juez Lewis A. Kaplan, encargado del caso, en el que no desvelan los términos del acuerdo, pero le piden que “suspenda todos los plazos” del juicio, que estaba previsto comenzara el próximo otoño.

En la carta firmada por Boies, la defensa anticipa al juez que va a introducir una demanda de sobreseimiento del caso en un plazo de 30 días.

Aunque no se han revelado las cifras del trato, se estima que el acuerdo extrajudicial alcanza un valor de £ 7.5 millones (unos 10 millones de dólares) con su acusadora sin admitir sus acusaciones.

Publicidad

El acuerdo significa que el caso civil no irá a un juicio con jurado, y también que Andrés ya no será interrogado bajo juramento por los abogados de Virginia Giuffre, algo que se esperaba que ocurriera en las próximas semanas.

El Palacio de Buckingham se negó a comentar sobre el tema conocido hoy, que se produce antes de las celebraciones del Jubileo de Platino de la Reina, planificadas para mayo y junio, así como un servicio en la Abadía de Westminster para recordar al difunto Príncipe Felipe el próximo mes.

Fuentes de la monarquía le dijeron a ITV News que el caso era un asunto del duque de York y su equipo legal, pero sin duda la noticia será bien recibida por la reina Isabel y otros miembros de la realeza de alto rango.

Condolido con víctimas

El acuerdo también evitará que Andrés tenga que informar una serie de revelaciones y acusaciones potencialmente vergonzosas en los meses previos y durante el juicio. Para la autora real Penny Junor es probable que el acuerdo sea un “gran alivio” para el resto de la familia real porque un juicio “podría haber sido muy, muy desagradable” y “humillante”.

Publicidad

Penny Junor también destacó que ha habido un “cambio completo de tono” en las palabras de Andrés sobre sus vínculos con Jeffrey Epstein, y agregó: “Por fin, está expresando algo de arrepentimiento y algo de empatía por esas chicas”. El acuerdo expresa que el príncipe Andrés tiene la intención de hacer una donación sustancial a la organización benéfica de la señora Giuffre en apoyo de los derechos de las víctimas.

La abogada Lisa Bloom, que representa a ocho víctimas del fallecido Epstein, dijo que la noticia era una “victoria” para la señora Giuffre y tuiteó en nombre de las ocho: “Aclamamos la victoria de Virginia”. Ella ha logrado lo que nadie más pudo: lograr que el Príncipe Andrés deje de tonterías y se ponga del lado de las víctimas de abuso sexual.

El juez de la causa, Lewis A. Kaplan tiene ahora la potestad de archivar el caso, así como de mantener en secreto los términos del acuerdo extrajudicial.

Virginia Giuffre aún no se ha pronunciado sobre el acuerdo en su cuenta de Twitter, donde suele comentar los avatares de su caso y reclama siempre justicia para las víctimas de abuso y tráfico sexual, con mención a la ONG que ella fundó para luchar contra este flagelo llamada "Soar" (siglas por "habla alto, actúa, reclama).

Publicidad

Un “donativo sustancioso” para la ONG

Pero los abogados de las dos partes han firmado un comunicado conjunto en el que dan algunos detalles sobre el acuerdo, como por ejemplo que Andrés hará "un donativo sustancioso a la organización de Giuffre que defiende los derechos de las víctimas".

Sin admitir en ningún momento la responsabilidad personal de Andrés en los abusos que Giuffre denunció haber sufrido cuando tenía 17 años, el comunicado conjunto sí menciona su nombre: "El príncipe Andrés jamás intentó mancillar la personalidad de Giuffre, y reconoce que ella ha sufrido, tanto por ser víctima como por los ataques públicos injustificados".

Y por vez primera, Andrés se desmarca de su amigo Jeffrey Epstein, el hombre que supuestamente le presentó a Giuffre y que terminó suicidándose en una celda de Nueva York en vísperas de ser juzgado por numerosos casos de abuso sexual.

El pasado enero, la reina Isabel II de Inglaterra retiró a Andrés sus títulos militares, y aunque no lo ha despojado del ducado de York, modificó su perfil en la página web de la monarquía y acto seguido desaparecieron sus cuentas en Youtube, Twitter, Facebook e Instagram.

Publicidad

Giuffre ha declarado en repetidas ocasiones que su objetivo con la denuncia -como escribió en junio del año pasado- era “que Andrés se vea obligado a testificar y mostrar al mundo que por muy ricos que sean y por muchos títulos que tengan, el sistema de justicia les alcanza porque nadie está por encima de la ley”.

Pero el príncipe Andrés demostró que puede evitar el amargo trago de declarar como acusado en una corte extranjera. (I)