Con un homenaje a la raza negra y a personalidades afrodescendientes que han marcado la historia mundial y también la de Brasil comenzó este sábado, en el Sambódromo de la Sapucaí, la segunda noche de desfiles de las escuelas de samba del Grupo Especial del Carnaval de Río de Janeiro.

¡Samba! Río de Janeiro festeja su tradicional Desfile de carnaval

Desde políticos como Nelson Mandela y Barak Obama hasta artistas como Beyoncé y Chadwick Boseman, quien protagonizó el filme Black Panther (Pantera Negra-2018), hicieron parte del desfile de Paraíso do Tuiuti, una de las doce escuelas participantes que, a punta de creatividad, música y mucho baile, volvieron a vestir de música y color a la pasarela que se extiende por 700 metros en el centro de Río.

Y es que la euforia está desbordada este año tras el silencio que se vivió en 2021, cuando el Carnaval de Río fue cancelado por primera vez en su historia por culpa de la pandemia de la covid, algo que no se veía desde 1840, cuando esta ciudad brasileña organizó su primer baile oficial.

Integrantes de la escuela de samba Paraíso do Tuiutí desfilan hoy en la Pasarela de Samba, durante el segundo día de los desfiles del grupo especial del carnaval de Río de Janeiro (Brasil). EFE/Antonio Lacerda Foto: Antonio Lacerda

Las ganas de fiesta se acumularon con su aplazamiento este año -por el mismo virus- que obligó a realizar los desfiles en abril y no como es tradición a finales de febrero, justo antes de que el miércoles de ceniza católico dé paso a 40 días de abstinencia de carne, alcohol y otros placeres mundanos durante la denominada Cuaresma.

Publicidad

En medio del brillo y la algarabía, la escuela destacó también personalidades como la activista estadounidense Angela Davis y mostró historias de lucha, como la de Mary Winston Jackson, la primera ingeniera espacial de la NASA, quien, al inicio de su carrera allí tuvo que trabajar en una división “exclusiva para negros” en tiempos de la segregación.

El abanico también incluyó nombres destacados en Brasil como Mercedes Baptista, la primera bailarina de ballet negra en el país, y a Zumbi dos Palmarés, el guerrero que lideró una rebelión de esclavos.

El enredo -como se conoce en Brasil a las historias que narran los desfiles- comenzó mostrando la esencia de la raza negra, su origen, su cultura y sus logros, para luego sumergirse en el futuro y en lo que la fuerza afro quiere y puede alcanzar.

Integrantes de la escuela de samba Paraíso do Tuiutí desfilan hoy en la Pasarela de Samba, durante el segundo día de los desfiles del grupo especial del carnaval de Río de Janeiro (Brasil). EFE/Antonio Lacerda Foto: Antonio Lacerda

Fue una invitación a romper barreras y estereotipos y a que los afrodescendientes se sientan orgullosos de su origen.

Publicidad

Cada desfile de las escuelas de samba del Grupo Especial, una especie de primera división entre esta agrupaciones artísticas, cuenta con cerca de 4.000 personas que cuentan una historia a punta de samba, brillo y una alta dosis de creatividad.

La diversidad de sus disfraces y la majestuosidad de las carrozas alegóricas -algunas de más de 10 metros de altura- hacen de los desfiles del Grupo Especial la principal atracción del Carnaval de Río y los convierten en el mayor espectáculo del mundo al aire libre.

Cada una de estas escuelas tiene entre 60 y 70 minutos para atravesar el Sambódromo, mientras los jurados califican criterios como creatividad, armonía, disfraces o composición.

El resultado de este año se conocerá el martes próximo, cuando el jurado anuncie la nueva escuela de samba campeona y el Carnaval de Río de Janeiro ponga punto final a la edición 2022. (I)