La década de los 70 regaló a la audiencia hispanoamericana una de las series más icónicas: “El Chavo del 8″. Por años, está producción mexicana se convirtió en la preferida de millones de personas que disfrutaba de las historias de una vecindad con singulares residentes. Y uno de ellos sin duda, fue el “Señor Barriga”.

El talentoso actor azteca Édgar Vivar se encargó de darle vida a un personaje que se ganó el cariño de todo el público. Su visita a cobrar la renta, y el posterior recibimiento eran parte de los episodios que arrancaron millones de sonrisas.

“La Chilindrina”, “Kiko” y por supuesto “El Chavo del 8″, se turnaban para hacer rabiar al hombre que algunos no querían ver a finales de cada mes.

El reto del “Señor Barriga” tras culminar “El Chavo del 8″

El sobrepeso que por década llevó Édgar Vivar, fue el principal elemento de la caracterización del “Señor Barriga”. Parecerse a él, era tomar un traje negro y rellenar el abdomen, lentes y un maletín a juego.

Publicidad

Para millones de niños era común tomar esa figura y convertirse en el carismático hombre que sufría los desplantes al buscar el dinero de los pagos de cada residencia en la “bonita vecindad”.

Durante el tiempo que duró la transmisión del famoso programa, nunca disminuyó de peso. Al contrario, el artista nacido en la Ciudad de México, ganó más kilos con el correr de los años.

Luego de la época de oro de “El Chavo del 8″, continuó con sus otros personajes el “Botija”, el fiel compañero del “Chómpiras”, y otras participaciones en “Chespirito” y “El Chapulín Colorado”, así como en unas cintas de comedias mexicanas.

Y tras la culminación de la emblemática serie mexicana, Vivar recientemente reveló al diario Los Ángeles Times, cómo superó la depresión que lo embargó cuando su interpretación llegó a su fin.

Publicidad

Reconoció que uno de los retos fue “demostrar a los productores que podía hacer cosas diferentes”, a lo que había sido encasillado en la comedia mexicana. Por esta razón, mencionó que “reinventarse” fue la palabra que tomó para seguir adelante.

Así comenzó la transformación de Édgar Vivar

Pero sin duda, los momentos más difíciles se presentaron en los años 90, cuando su vida se puso en riesgo debido a su sobrepeso. Los problemas cardiovasculares lo obligaron a tomar la firme decisión de reducir su peso para recobrar la salud.

En el 2009, Édgar Vivar se sometió a una cirugía bariátrica en el hospital de Monterrey, con el objetivo de continuar disminuyendo su peso, publicó el diario El Informador.

En ese entonces llegó a pesar 167 kilos, lo que comprometió su salud, y por esa razón decidió poner un alto y someterse a una operación para reducir su estómago, logrando rebajar más de 60 kilos en un principio.

Publicidad

A sus 73 años, las huellas del paso del tiempo son perceptibles a simple vista. A lo que se suma, la significativa pérdida de más kilos, que le otorgó una nueva apariencia antes sus millones de seguidores.

Ahora luce una incipiente barba, junto a sus inseparables gafas de marco negro. Su pronunciada calva continúa igual, pero ahora tiene el gran poder de Spiderman, tal como lo mostró en una de sus últimas publicaciones de su cuenta Instagram, en la que se ve acompañado del hombre araña.

El artista luce una transformación absoluta, dejando en el pasado la imagen del hombre obeso. Desde las tablas, donde realiza obras de teatro con los personajes del “Señor Barriga” y “Ñoño”, pero ahora siendo un hombre sin marcado sobrepeso.

En el 2019, participó en la telenovela “Cita a Ciegas”, en el papel de Homero López, un vigilante de un edificio. En esta producción de Televisa estuvo al lado de Victoria Ruffo, Omar Fierro, Arturo Peniche y Sofía Garza.

Solo tres personajes del elenco principal sobreviven, Florinda Meza, Carlos Villagrán y María Antonieta de Las Nieves, además de Édgar Vivar. (E)