‘Solo los traviesos van al cielo’, con ese hashtag difunde el bar barcelonés ‘La Traviesa’ las fotografías de sus visitantes, muchos de ellos famosos, aunque no a todos les gusta aparecer en esa cuenta de Instagram.

Un asiduo visitante era el ‘travieso’ Gerard Piqué. Y de acuerdo a varios medios españoles que han seguido por semanas la ruptura del romance del futbolista catalán y la cantante colombiana Shakira, allí es donde él conoció a su actual novia, aquella jovencita que habría sido la causa del detonante para el fin de una relación de once años.

¿Cómo hacía Piqué para esconder sus travesuras?

Pues jamás iba en sus propios vehículos. Era difícil descubrirlo porque siempre usaba taxis, detallan en el programa de farándula español Socialité. Ese era uno de los trucos, porque también cuentan que Piqué no solía ir solo: a su lado, en varias ocasiones, parece que iba otro futbolista del Barcelona, Riqui Puig.

Según Socialité, a más de llegar en taxi, para entrar y salir sin ser visto del local, Piqué entraba por una puerta lateral situada en una calle con poco tránsito.

Publicidad

Una vez dentro del bar, el jugador del Barça tenía un sitio reservado, para estar lejos de todas las miradas curiosas tras una cortina roja, donde se juntaba con su nuevo amor, la misteriosa CC, que hasta el mes de febrero habría trabajado en el bar ‘La Traviesa’.

Como toda esposa que sospecha que su marido está en ‘andanzas’, Shakira utilizó detectives para descubrir lo que él escondía. Así, contrató a los investigadores para averiguar cómo era la vida nocturna de Gerard Piqué.

Shakira habría pagado por las fotos de Piqué en situaciones comprometedoras con otra mujer, con la intención de que nunca fueran reveladas, según informó la cadena Univision, pero también se dice que la agencia que la cantante contrató fue la que traicionó a Shakira y difundió parte de esta información a los medios de comunicación. (E)