Según Wikipedia, “la fanesca es un guiso a base de granos tiernos y pescado seco que se prepara en Ecuador y el limítrofe departamento colombiano de Nariño durante la Cuaresma. Existe una serie de creencias y leyendas que dan pistas sobre sus orígenes. Una sostiene que un chef francés fue traído por los españoles para que creara un plato ‘pesado’ que sirviera como penitencia en Semana Santa o que una mujer llamada Juana inventó el plato en un monasterio de Quito y por esa razón al principio fue llamado juanesca en Ecuador, nombre que aún se conserva en Colombia. Sin embargo, un estudio realizado por el grupo Rescate de los Sabores Tradicionales del Ecuador sostiene que los orígenes de este plato ecuatoriano se remontan a etapas prehispánicas, en la celebración del Mushuk Nina, que dentro del calendario original de los pueblos y con motivo del equinoccio en el mes de marzo simboliza el inicio de un nuevo ciclo de vida del nuevo año”.

La fanesca es un vivo ejemplo de cómo la gastronomía se vuelve parte de la cultura de los pueblos, siendo una costumbre indígena adoptada en la época de la colonia, para ser utilizada como práctica cristiana durante la Semana Santa, en que la costumbre religiosa prohibía comer carne.

Lo cierto es que es casi impensable para un ecuatoriano no comer la fanesca de su preferencia durante Semana Santa, y aunque la base sea la misma, existen múltiples variaciones.

Algunas de las que he comido esta semana que me parece han destacado:

Publicidad

-La de Alma Parrilla, que utiliza un gran pescado, el mero, con humita a la parrilla ahumada, y el fondo a base de garum, receta de la antigua Roma, con ligero toque de fermento. El sabor de los granos destaca.

-Balandra y La Esquina de Beto produjeron dos tipos, la receta clásica, que a diferencia de la anterior, destaca el sabor a pescado, y una variación de fanesca de mariscos. La de Balandra con cangrejo y camarones, y la de La Esquina de Beto con pulpo, almejas y especias distintas a las tradicionales.

-Para los amantes de los sabores menos fuertes, la fanesca de Las Seminario @lasseminario, empresa de catering, ofrece una opción mucho menos pesada que la tradicional.

-Mi Tierra tiene una buena fanesca, muy tradicional, apegada a la receta básica.

Publicidad

-Probablemente de mis favoritas, que no he comido desde el 2019, es la que hace a domicilio Marcela Molestina. Los urdesinos recordarán la presencia por más de 25 años de la carretilla de Miss Peggy, en la esquina de lo que hoy es Plaza triángulo. Su propietaria, Marcela Molestina, ha hecho desde siempre delivery de una de las mejores fanescas que haya probado.

Sin duda, este plato tradicional del Ecuador es un excelente ejemplo del sincretismo entre gastronomía, religión, mitología y cultura. (O)