Tal como ocurre en la película Una noche en el museo, cuando al caer la penumbra las figuras de los personajes de un museo natural cobran vida y reinterpretan los sucesos históricos que los caracterizan, así lo harán los protagonistas de los eventos más importantes de la historia de la ciudad que recoge el Museo Municipal de Guayaquil. Lo harán este jueves 16 de diciembre, en la celebración de sus 113 años de vida.

Hellen Constante invita a la ciudadanía a visitar el Museo Municipal este jueves 16 de diciembre por su aniversario 113. Foto: El Universo

La directora de Cultura del Municipio de Guayaquil, Hellen Constante, promete para esta fecha revivir los acontecimientos que marcaron el desarrollo del puerto principal en sus etapas prehispánicas, colonial y republicana con las actuaciones de actores, de 10:00 a 17:30, como un homenaje lúdico por el aniversario de una de las instituciones más importantes de la urbe.

El anfitrión de la jornada será nada más y nada menos que el prócer Pedro Carbo Noboa, a quien se debe la fundación del museo, situado en las calles Sucre, entre Chile y Pedro Carbo.

El mural que envuelve la edificación del Museo Municipal es una obra del artista guayaquileño Jorge Swett. (Foto: Archivo)

El museo también celebra los 50 años de creación del mural que envuelve su edificación. Se trata de la obra del artista guayaquileño Jorge Swett (1926-2012), realizada en granito, mosaico, hierro y bronce. “Vamos a proyectar un video que explica el concepto del mural desde las experiencias de su hijo. El vídeo quedará como un registro documental de esta obra”, explica Constante, para quien esta conmemoración resulta muy significativa, pues ocurre justamente apenas tres meses después de haberse posesionado en este cargo.

Publicidad

El dormitorio de Antonio José de Sucre (1795-1830) y la marquesa de Solanda (Mariana Carcelén), utilizado en Quito, se luce en este museo. Esa cama, dos veladores y su chifonier (cómoda alta) pertenecieron a ese mariscal que organizó en Guayaquil el ejército que derrotó a los españoles en la Batalla del Pichincha. Foto: El Universo

La funcionaria incluso adelantó que en este primer año de trabajo se ha previsto la ampliación del museo, a través de la construcción de una nueva sede. “La ciudad creció, los artistas también, y cada vez hay más que contar”, resaltó la directora y artista plástica, invitando a toda la ciudadanía a apreciar las piezas que atesora el museo, como la piedra de sacrificios de los punaes, el féretro con el cual fue repatriado Vicente Rocafuerte desde Perú, las sillas manteñas y el automotor que perteneció al médico Modesto Carbo, el cual provoca la nostalgia de muchos que todavía lo recuerdan personalmente.

Y, de esta manera, poder retomar el promedio de visitas que recibía mensualmente, alrededor de 3.500 personas antes de la pandemia. Adriana Dueñas, jefa del Museo, también desea recordar a los visitantes que incluso pueden redescubrir la historia de la Perla del Pacífico los fines de semana, dado que los segundos sábados de cada mes se activan actividades manuales para los niños, a las 10:00 y 11:00, con las historias de la ciudad.

Las guías Lilian Naula (i), Leslie Bueno (amarillo) y Valentina Castro (vestido negro) junto con Constante y Adriana Dueñas, jefa del Museo, quienes acompañarán a los visitantes en el aniversario. Foto: El Universo

De la mano del ilustre guayaquileño Carbo Noboa, se creó en 1863 el Museo Industrial en la antigua casa del Cabildo. Posteriormente se firmó un acuerdo que designaba oficialmente a este museo como Museo Municipal el 16 de diciembre de 1908.