Tras un día de inesperadas noticias, de reuniones y múltiples actividades, David Harutyunyan habla para este Diario acerca de su temporal cargo como director de Cultura. “Yo no esperaba que me tocara esto”, menciona el director orquestal en los primeros segundos de la entrevista, y asegura que lo asumirá con responsabilidad, pero sobre todo con respeto.

En sus más de 20 años gestionando cultura —desde la dirección orquestal— para la ciudad, ha estudiado en su mente varios proyectos que podrían aplicarse, pero asegura que son planes que requieren de un mayor tiempo.”Yo me he dedicado al público de Guayaquil en diferentes formas, en diferentes lugares, en diferentes estilos, en diferentes escenas; entonces, perfectamente conozco al público guayaquileño. Entonces, yo sé cuáles son las eficiencias y cuáles son las deficiencias”, dice.

Por ejemplo, dice que la inversión privada es uno de los puntos en los que se debería trabajar. “El auspicio privado debe ser también una parte muy importante de sostenibilidad de la cultura, es vital”, resalta el maestro.

Además menciona que Guayaquil merece fortalecer su marca cultural, y pone de ejemplo varios productos del mercado general que —dice— están inteligentemente promocionados. “Hay que promocionar la cultura de una manera profesional y direccionada (...); la cultura es costumbre y la costumbre lleva a consumir”, dice.

Harutyunyan asumirá la Dirección de Cultura hasta que la Alcaldía de Guayaquil designe al titular de esta área. Este cambio se da luego de que revocaran del cargo a María José Félix, por el manejo del proyecto Letras Vivas, que consiste en el pintado de 50 paredes con frases de la literatura guayaquileña.

Sobre el proyecto no me han hablado nada, a mí personalmente. Probablemente me van a informar”, indica Harutyunyan, quien menciona estar al tanto por las noticias que ha leído. Al mismo tiempo, aclara que su deseo no es aprovechar este momento coyuntural para hacer promesas o autopromoción.

El costo de esta obra municipal asciende a 389.350 dólares, más el IVA. El contrato fue firmado en diciembre del 2020 bajo régimen especial. Pero en los rubros asignados dentro del contrato no estaba estipulado el pago a los autores de las frases.

El Municipio de Guayaquil indicó este domingo que se reconocerá económicamente a los autores que forman parte de este proyecto y recalcó que se implementarán mejoras.

Harutyunyan es director de la Orquesta Filarmónica Municipal de Guayaquil desde el 2017, función que —asegura— continuará asumiendo a la par de la Dirección de Cultura. Mientras cumple con las tareas especificadas, sueña con volver a presentarse ante una sala llena, cosa que la pandemia del COVID-19 no ha permitido. (I)