No piense que King Richard es un miembro de la realeza o algún rapero, no. Se trata del título en inglés de Rey Richard: Una familia ganadora, un drama biográfico dirigido por el cineasta Reinaldo Marcus Green (Joe Bell, Monstruos y hombres), quien debuta con esta gran producción de estudio y está protagonizado por Will Smith en el rol del padre y entrenador de las tenistas Venus y Serena Williams.

El filme sigue el viaje de Richard Williams como un padre decidido y pieza fundamental en la formación profesional de dos de las atletas más extraordinarias y talentosas de todos los tiempos, llevándolas a un deporte que, tradicionalmente, había sido dominado por atletas blancos y ricos.

Es el dos veces nominado al Óscar Will Smith (Ali, En busca de la felicidad, Bad Boys para siempre) quien se mete en la piel de Richard, quien se sintió impulsado por una visión clara del futuro haciendo uso de métodos no convencionales para demostrar al mundo que dos afroamericanas eran capaces de ocupar los primeros lugares de la élite tenística mundial.

Fotograma de 'King Richard'.

Fue Richard quien ideó un plan para sacar a Venus y a Serena Williams de las calles de Compton, California, para llevarlas a un escenario global y convertirlas en leyendas deportivas. El filme muestra el poder de la familia, la perseverancia y la convicción para impactar al mundo y conseguir lo que era algo imposible.

Publicidad

Richard, como muchos otros padres de atletas famosos, dedicó gran parte de su vida al entrenamiento de sus hijas, encargándose de llevarlas con las personas correctas para que fueran descubiertas y pudieran convertirse en las siguientes Michael Jordan del mundo del tenis.

Mucho se ha dicho sobre Serena y Venus, quienes han roto muchos estereotipos en el deporte, pero este filme permite conocer la historia del hombre que vio el potencial en ellas y decidió que iba a hacer todo lo posible por ayudar a sus hijas a alcanzar el éxito, aunque eso significaba hacer sacrificios y hacerlas entrenar hasta que no aguantaran más.

Serena Williams (d) muestra el trofeo del título del Abierto de Australia al vencer a su hermana Venus (i).

Algunos allegados a la familia Williams han comentado que Richard Williams era un hombre estricto que presionaba demasiado a sus hijas, pero la película cambia la perspectiva y lo muestra como un padre comprometido que sabía que, si ellas querían tener una mejor vida, debían trabajar duro y darlo todo en la cancha, ignorando los prejuicios y la discriminación para llegar a la cima.

Cuando Richard, ahora de 79 años, se enteró de que su perfil iba a ser el tema central de un filme, rechazó la idea. “Él decía: ‘No sé si quiero que hagan la película. No quiero que la gente me odie‘”, recuerda Isha Price, la medio hermana mayor de Venus y Serena, una abogada que, junto con Venus y Serena, es la productora ejecutiva de la película.

“Yo le dije: Papá, en primer lugar, nunca seríamos parte de nada en que la gente te vilipendiara solo porque no te entendían. Pero tenemos que decir la verdad. Él respondió: ‘Oh, siempre quiero que la gente sea honesta’“.

Trevor White, productor de King Richard, admite en una entrevista: “Creo que hay una sensibilidad en la forma en que Richard solía ser retratado en los medios, y la familia quería asegurarse de que no buscáramos ese tipo de interpretación falsa”.

Publicidad

El encargado del guion Zach Baylin afirmó que el padre de las tenistas sí fue controvertido. “En los años 90 y principios de los 2000, cuando era mucho más progresista, Richard era una figura muy controvertida y polémica en el mundo del tenis. Él realmente veía que su trabajo como entrenador no se trataba solo de lo que estaba sucediendo en la cancha, sino de ser su fanático. En ese momento, creo que la gente lo vio con cierta polémica. Pero lo brillante era que sabía que sin los recursos (para financiar el entrenamiento de tenis de Venus y Serena) iba a tener que construir esta aura y este mito a su alrededor para que la gente invirtiera en ellos... Creo que la impresión externa fue que esa grandilocuencia y esa polémica también habrían estado en la familia. Pero en realidad fue todo lo contrario. Fue un padre y entrenador extremadamente blando y motivador“.

Polémica de otra medio hermana de las tenistas Williams

Sabrina Williams, de 57 años, criticó King Richard, la película biográfica sobre su padre separado y acusó al director Marcus Green de dejar fuera a la primera familia de Richard, a quien ella dice la abandonó.

“Creo que el título es completamente exagerado”, dijo Sabrina. “Él cree que es el rey del mundo, pero nadie que haya estado a su alrededor piensa que es un rey. Es un título escandaloso, pero a decir verdad, le queda bien”.

A principios de la década del sesenta, Richard y la difunta madre de Sabrina, Betty Johnson, se casaron en Los Ángeles y tuvieron cinco hijos: Sabrina, Ricardo III, Ronner, Reluss y Reneeka, se lee en The Sun.

Richard Williams será interpretado por el actor Will Smith en 'King Richard'. Foto: Robert Hanashiro-USA TODAY.

Sabrina le dijo a ese medio que tenía 8 años y que su hermana menor tenía 8 semanas cuando Williams dijo que salía de la casa para comprarle una bicicleta. Ella dijo que nunca regresó y comenzó a hacer una nueva vida con su segunda esposa, Oracene, Venus y Serena. Sabrina dijo que ha visto a su padre solo unas pocas veces desde entonces. “A decir verdad, esas chicas llegaron a la cima mientras que sus otros hijos tuvieron que sufrir por las decisiones que tomó mi papá, nos criamos en la pobreza después de que él se fue”, dijo al medio.

“Él no es el rey del mundo”, continuó Sabrina. “Si lo miras psicológicamente, es algo que nunca ha logrado apartar de su cabeza, solo ha vivido a través de dos de sus hijas, abandonando a todos sus otros hijos”.

Además de Will Smith, la película contará con las actuaciones de Aunjanue Ellis (Lovecraft Country) como la madre de las Williams, Oracene ‘Brandy’ Price. Saniyya Sidney (Talentos ocultos) dará vida a Venus y Demi Singleton (El padrino de Harlem) será Serena. Jon Bernthal (Contra lo imposible) será el tenista y coach Rick Macci. (I)