Aunque Tomás Peribonio Ávila (25 años) no logró clasificarse para las finales en los 200 metros combinado y 400 m combinado de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, el nadador ecuatoriano se fue con “buenas sensaciones” de Japón tras su participación en las eliminatorias de la cita deportiva. Que, en cuanto a nivel competitivo, se encontró con “lo que esperaba”, reconoció este viernes a EL UNIVERSO, durante un diálogo en el que además se mostró a favor de que Richard Carapaz, quien ganó la medalla de oro en la prueba de ciclismo de ruta, reprochara la falta de apoyo del Estado en la preparación de los deportistas tricolores. “El Ministerio (del Deporte) no apoya durante el desarrollo, sino después de lograr la medalla”, lamentó el actual campeón sudamericano (Argentina 2021) y quien fuera sexto en el último Mundial de Piscina Corta, el de 2018 en China.

¿Qué sensaciones le deja su actuación en Tokio?

Me siento satisfecho por haber competido en los Juegos contra los mejores del mundo. Y lo he hecho como uno de los mejores de Sudamérica: en 400 metros combinado fui el mejor ubicado y en 200 m combinado solo quedé por detrás de los brasileños (Vinicius Lanza fue el vencedor en su heat). Las sensaciones son buenas. Poder llegar a Tokio, competir y quedarme con un mínimo fuera de mis mejores marcas también es muy bueno. Han sido dos años muy duros durante los que he entrenado con las implicaciones de la pandemia. Ha sido difícil. Mis resultados indican que estoy en mi mejor forma de nuevo y eso me deja muy buenas sensaciones.

¿Se encontró con lo que esperaba en los Juegos Olímpicos o algo no resultó dentro del plan?

Publicidad

Me encontré con lo que esperaba: los mejores del mundo. Se nota la diferencia entre los países. La preparación de algunas naciones cuenta con más facilidades. Tienen un mejor equipo: fisioterapeutas, sicólogos… Me lo esperaba. Son potencias mundiales del deporte. No se puede comparar mucho Ecuador, un país que no le apuesta tanto al deporte como sí lo hace Estados Unidos o cualquier otra potencia. Pero es lo que esperaba. Esas son las olimpiadas, la congregación de los mejores en cada deporte. Me sentí muy bien. Mi preparación arrojó lo que esperaba, no creo que iba a poder hacer algo diferente. Me preparé lo mejor posible y estoy feliz con los resultados.

Carapaz ‘jaló las orejas’ de las autoridades del Estado al recordarles el insuficiente apoyo a los deportistas en su etapa de preparación. ¿Qué opinión tiene usted?

Es difícil que un deportista hable de eso. Lo que hizo Richard fue increíble (el oro olímpico). Creo que las noticias no serían las mismas si no hubiera logrado la medalla. Fue muy bueno que ‘destapara la olla’, pusiera el foco donde debe estar y dijera ‘hay problemas’. Tengo mucha fe que con el nuevo ministro (Sebastián Palacios, quien asumió en mayo pasado con el nuevo Gobierno) las cosas van a cambiar. Ya he visto cambios. Tengo más comunicación con él en este tiempo que los últimos tres o cuatro años con la anterior ministra (Andrea Sotomayor Andrade, responsable del deporte en la administración del mandatario Lenín Moreno). El Ministerio se aseguró en Tokio de que los nadadores tengamos todo lo que necesitábamos. La preparación para Tokio con el Ministerio anterior fue difícil. En 2018 traté de subir de categoría en el Plan de Alto Rendimiento y no me la aceptaron. Fui finalista en el Mundial y pensaba que tenía la posibilidad de escalar, pero, como dijo Richard, el Ministerio no apoya al deportista durante el desarrollo sino después de los resultados, de la medalla. Tengo mucha fe en que el nuevo Ministerio cambiará eso, nos lo han dicho.

También tricolores, como en el caso del tiro deportivo, lamentaron que no viajaran sus entrenadores a Tokio. ¿Cómo fue la realidad de los nadadores?

Anicka (Delgado, representante nacional en 50 m estilo libre y 100 m estilo libre) y yo contamos con un cupo para entrenador. Todo funcionó bien, pues mi entrenador es quien está como asistente con el equipo de Estados Unidos, Gregg Troy. El tema de las delegaciones debe ser algo que el Ministerio, el Comité Olímpico y las federaciones tengan previsto con tres o cuatro meses de anticipación, no que esperen hasta el último momento para decirle a un deportista que su entrenador no viajará. Eso influye mucho en la participación de un deportista. Es inimaginable que semanas antes se le diga a un deportista que su entrenador no viajará con él, mentalmente afecta.

A su criterio, ¿qué se debe mejorar?

Publicidad

Hay cosas en el sistema que hay que cambiar. Hasta ahora, Ecuador no me ha dejado pagarle a mi entrenador directamente, porque él vive en EE. UU. y no es ecuatoriano. ¿Porque no es ecuatoriano y no vive en Ecuador no puede aceptar pagos? Creo que es algo que tiene que cambiar. Aquí (en suelo estadounidense) se entrena a muy alto nivel. No solo de Ecuador, sino de otros países, se ve a deportistas entrenando en otros territorios, preparándose con un entrenador de cualquier parte del mundo mientras sean los mejores. No siempre el entrenador es del mismo país que el deportista. Es algo que debería ser aceptado si queremos ser potencia mundial en deportes. Hay que salir a buscar a los mejores entrenadores.

Los ecuatorianos estuvieron muy pendientes de su participación en Japón, como ha sido con todos los deportistas tricolores. ¿Qué les dice a sus seguidores?

Estoy muy feliz de tener ese apoyo. Y se siente. Me llegaron mensajes antes, durante y después de mi participación. Los leo todos y los respondo casi todos. Se siente la diferencia al tener al país entero detrás de ti apoyándote.

¿Qué planes tiene?

En el corto plazo, en agosto, viajaré a la Liga Profesional (Internacional Swimming League). Será la tercera campaña para mí. Soy el único ecuatoriano. Es en Europa, este año en Italia. Yo participo con mi club, Cali Condors. Soy uno de los tres o cuatro latinoamericanos en la liga. Para mí eso significa que Ecuador puede y demuestra que tiene material para ser potencia en natación. Compito con mi club, pero me muestro como representante ecuatoriano. Luego, en diciembre, tenemos el Mundial de Piscina Corta en Abu Dabi. Me apuntaré para estar nuevamente entre los mejores en 400 m combinado. Finalmente, quizás vengan bien unas cortas vacaciones y a prepararse para el próximo ciclo olímpico. Quiero lograr mi mejor participación en París 2024. (D)