Con un percance sin consecuencias en el tramo final de la etapa, Mikel Landa pudo mantener su posición en la clasificación general del Giro de Italia, en la que ocupa el cuarto lugar, a 59 segundos del ecuatoriano Richard Carapaz.

Respaldado por un trabajo demoledor de su equipo, el Bahrain-Victorious, el español buscó prevalecer en el final, pero un enredón con su compañero Pello Bilabao restó sorpresa a su movimiento.

Landa entró sexto a la meta en Aprica, sin conseguir su objetivo en una jornada en la que Bahrain impuso su ritmo.

“Lo he intentado, pero me ha faltado muy poco para poder soltar a Carapaz y Hindley, que están muy fuertes”, dijo el español en meta.

Publicidad

“Hemos tenido un percance con Pello, trabamos y nos caímos, pero al final contento con las sensaciones”, indicó el corredor de 32 años.

Landa se mantiene en pelea por el título al comienzo de la tercera semana de la ronda italiana, decisiva por las fracciones de montaña, tres hasta el final.

Queda Giro todavía. Mañana (miércoles), por ejemplo, será un día parecido al de hoy y creo que vamos a notar el esfuerzo de una etapa muy dura”, destacó Landa.

En la etapa 17, el pelotón llegará a Lavarone, un recorrido de 168 kilómetros que se iniciará en Ponte Di Legno, con un primer tramo en descenso y luego dos puertos de primera categoría en los últimos 30 kilómetros. (D)