El colombiano Egan Bernal (equipo Ineos Grenadiers) dejó encarrilada su victoria en el Giro de Italia al lograr el triunfo en la decimosexta etapa, entre Sacile y Cortina d’Ampezzo, en la que volvió a dar una exhibición de ambición y fuerza para meter aún más diferencia a sus perseguidores en la general. Fue una jornada de ascenso en la clasificación, en tanto, para los ciclistas de Ecuador.

Jhonatan Narváez, gregario de Bernal, cruzó 36.° la meta este lunes con diferencia de +16 minutos 47 segundos y subió un puesto en la carrera, ahora está en puesto 48. Por su parte, Alexander Cepeda (Androni Giocattoli - Sidermec) finalizó 48.° (+20 min 16 s) y en la tabla general escaló desde el lugar 80 hasta el 70. Son los únicos tricolores en la competencia luego del abandono por caída de Jonathan Caicedo en la etapa 11.

La que iba a ser la etapa reina del Giro, con 212 kilómetros entre Sacile y Cortina d’Ampezzo, quedó reducida antes de su salida a 153 y de los cuatro puertos previstos se quedaron en dos. La organización decidió aplicar el protocolo de clima extremo y cancelar las ascensiones a Fedaia y Pordoi por la nieve acumulada y el frío.

De esta forma, la etapa se quedó solo con los pasos puntuables por Crosetta y Giau, que pasó a ser la ‘Cima Coppi’ de esta edición con una pendiente muy constante y muy exigente con rampas del 9,3 %.

Publicidad

Precisamente el Giau fue el juez de la etapa, el que hizo la selección de los corredores que lucharon por la victoria. A sus inmediaciones llegaron como fugados desde la Crosetta Vincenzo Nibali (Trek-Segafredo), Gorka Izagirre (Astana), Joao Almeida (Deceuninck-QuickStep), Antonio Pedrero (Movistar) y Davide Formolo (Emirates).

Esa llegada al Giau fue la estrategia que utilizó Bernal para, a falta de unos 23 kilómetros, demostrar quién es el jefe de este Giro. Se deshizo, uno a uno, de los rivales que iban por delante hasta colocarse en cabeza de carrera.

Bernal no quiso dar lugar a sorpresas. Se vio fuerte y sintió la posibilidad de sentenciar la ronda italiana sobre la lluvia que tiñó de gris el cielo y el paisaje de Cortina d’Ampezzo, que le recibió con máxima expectación.

El colombiano, para la foto de llegada, se despojó de su chubasquero en los metros finales y, luciendo el maillot rosa que le acompaña desde hace varias jornadas, levantó los brazos para sacar en línea de meta 26 segundos a Damiano Caruso (Bahrein) y Romain Bardet (Team DSM).

La exhibición de Bernal, que agitó la carrera con su poderío físico para sumar su segunda victoria de etapa en este Giro, dio un vuelco a la general, en la que parece que ahora toda la emoción va a estar en saber quiénes acompañarán al colombiano en el podio final.

En la general es segundo el italiano Caruso a 2:24, tercero el británico Hugh John Carthy (EF Education-NIPPO) a 3:40, cuarto el ruso Aleksandr Vlasov (Astana) a 4:18 y quinto el británico Simon Yates (Team BikeExchange) a 4:20.

El martes habrá jornada de descanso y el miércoles la caravana del Giro regresará con la decimoséptima etapa, entre Canazei y Sega di Ala, de 193 kilómetros. (D)