La clasificación general del Giro de Italia se mantiene ajustada y las etapas se acaban en busca de obtener diferencias. Richard Carapaz comanda la clasificación y Jai Hindley (Bora-hansgrohe) se mantiene a tres segundos, los que pueden marcar diferencia hasta definir al campeón.

En la etapa 17, Carapaz fue quinto en Lavarone, con Hindley sexto, aunque sin bonificaciones. Rezagado Joao Almeida (UAE-Team Emirates) y Mikel Landa (Bahrain-Victorioues) la pelea por la maglia rosa se definirá entre los dos primeros, con cuatro etapas por delante.

“Cuando no hay un final en la cima de la montaña, es más difícil hacer un tiempo significativo, puede que no haya recuperado tiempo con Carapaz hoy, pero estoy feliz de haber ganado tiempo sobre los demás”, dijo Hindley.

Como el corredor de Ineos Grenadiers, el australiano llegó sin gregarios al tramo final, donde sus equipos acusaron el cansancio de la jornada previa y solo quedó el equipo de Landa para buscar la remontada, al final sin conseguir su objetivo.

Publicidad

“Después de la etapa de ayer, ciertamente hubo algunas piernas cansadas y pesadas en el pelotón. El final fue bastante duro, como se esperaba, y la lucha en la general sigue siendo muy reñida”, apuntó Hindley, subcampeón de la Corsa Rosa en 2020.

Con una jornada llana, dos de montaña y la contrarreloj final, Hindley tiene claro que los días se acortan para buscar la maglia rosa, y aunque “todo el mundo dice que el Giro se va a decidir por minutos, esto y lo otro, yo veo que no es así”, apuntó el australiano.

Cada segundo cuenta y la última etapa está cada vez más cerca. Me estoy quedando sin etapas para recuperar tiempo, pero creo que la penúltima etapa será muy decisiva”, dijo el australiano, en referencia a la jornada del sábado, que cierra en la Marmolada. (D)