En quinto lugar en meta y por primera ocasión delante de Jai Hindley en una definición, el ecuatoriano Richard Carapaz (Ineos Grenadiers) conservó por tercera etapa seguida el liderato general y la maglia rosa del Giro de Italia.

La Locomotora se impuso en el esprint al australiano, y aunque esta vez no fue para ganar bonificación, sirvió para mantener la motivación tras una etapa “durísima” entre Ponte di Legno y Lavarone. La primera definición a favor del campeón olímpico, luego de ver tres veces adelante al líder del Bora-Hansgrohe.

Carapaz dijo estar “contento” tras salvar una nueva jornada en la pelea por el liderato. “Ha sido una etapa durísima, pero estamos bien, cada día se está definiendo la clasificación general y vamos felices por retener un día más la maglia rosa”, comentó el tricolor en la meta.

En los últimos 10 kilómetros, Carapaz y Hindley quedaron sin apoyo de sus gregarios, contrario al trabajo del Bahrain-Victorious, que a día seguido impuso el ritmo de carrera en busca de mejorar el tiempo de Mikel Landa, aunque al final el español no consiguiera el objetivo tras correr con respaldo de Wout Poels.

Publicidad

Pese al apremio y los constantes ataques de Landa, “todo estaba bajo control, venía con buenas piernas y sobre todo con mucha confianza para este final”, apuntó el campeón olímpico.

Con dos etapas de montaña, una llana y la contrarreloj en el último día de la carrera, Carapaz sigue de líder, pero no descuida lo que será el recorrido restante hasta la definición del título.

“Mañana (jueves) también será un día importante”, dijo el carchense por el tramo de 156 kilómetros que unirá Borgo Valsugana y Treviso, un día para velocistas, con pocos tramos de ascenso.

“Quedan días por recorrer y tenemos un fin de semana muy bonito”, concluyó el ecuatoriano. (D)