BELO HORIZONTE, Brasil

Con el ánimo en alto y la convicción de lograr una hazaña, Emelec se entrenó la tarde del lunes en el complejo de Cruzeiro en Belo Horizonte, donde el martes se medirá con el Atlético Mineiro, en la revancha de los octavos de final de la Copa Libertadores de América.

En la ida, jugada la semana anterior en el Capwell, el duelo terminó igualado a 1. La historia pudo ser diferente para los millonarios de no mediar la buena actuación del portero Pedro Ortiz que atajó un penal a Hulk en el minuto 88.

La delegación eléctrica se hospeda en el hotel Ouro Minas, adonde llegó la noche del domingo tras casi ocho horas de viaje.

Publicidad

Al salir con rumbo al sitio de entrenamiento, los azules fueron aplaudidos por un grupo de aficionados ecuatorianos que están en territorio brasileño. Uno de los que se dio tiempo para compartir con ellos fue el guardameta Ortiz, también el zaguero Eddie Guevara.

“¡Vamos, Emelec, sí se puede!” fue el grito de aliento que recibieron los dirigidos por el español Ismael Rescalvo.

Al arribar al lugar de las prácticas, el delantero Alejandro Cabeza señaló: “A entrenar y quedar listos para mañana”.

Las risas y el baile fueron parte del entrenamiento de los millonarios, que se valieron del rondo para entrar en calor, antes de reunirse en un círculo para iniciar los trabajos. El acceso a la prensa estuvo habilitado hasta ese momento.

Terminado el entrenamiento, Emelec regresó al hotel de concentración. El equipo de Rescalvo no hará reconocimiento del campo del estadio Mineirao. (D)