Con el arquero Cássio vestido de héroe, el Corinthians avanzó a cuartos de final de la Copa Libertadores al vencer 6-5 en definición por penales a Boca Juniors, después de igualar 0-0 el martes en La Bombonera.

Dentro de una serie muy pareja, Boca y Corinthians empataron sin goles los dos partidos, en Sao Paulo y en Buenos Aires, y la paridad ni siquiera se quebró con el penal que Darío Benedetto (31) falló para el equipo ‘xeneize’, al estrellar su remate en el poste.

El arquero Cássio fue el salvador de la clasificación del Timao, al atajar los remates de Sebastián Villa y Juan Ramírez.

Cássio fue el héroe de la clasificación del ‘Timao’, al atajar los remates de Sebastián Villa y Juan Ramírez.

Publicidad

Con más actitud protagónica, fue Boca el que buscó desde el comienzo, una postura que se vio favorecida por el planteo defensivo que dispuso Vítor Pereira para un Corinthians mermado por las bajas por lesiones.

El equipo paulista desembarcó en la Bombonera con la misión de resistir, primero, y tratar de contraatacar después.

Por la izquierda llegaron las primeras situaciones para Boca, la primera tras una recuperación de Varela, que asistió a Villa y el colombiano remató con fuerza al primer palo, pero tuvo una buena respuesta de Cássio, y poco después intentó Frank Fabra desde el mismo sector, con un zurdazo apenas elevado.

El local tendría otra oportunidad cerca de los veinte minutos, cuando Zeballos encaró con potencia por la derecha y mandó un gran centro para Benedetto, que llegaba solo, pero el delantero falló de manera insólita y remató alto cuando estaba solo ante Cássio.

Publicidad

Pero ninguna situación sería tan propicia como el penal sancionado a instancias del VAR, por un evidente codazo de Raul Gustavo sobre Pol Fernández, pero Benedetto esquinó demasiado el remate y su derechazo dio en la base del vertical izquierdo.

Poco cambió en el comienzo de la segunda parte, con un Boca que tomó el control de la pelota y arrinconó contra su campo al Corinthians, que lo esperó replegado y ordenado. El juego se hizo monótono, entre un local muy previsible en sus movimientos, y un ‘Timao’ muy cauteloso, al que le quedaba muy lejos el área azul y oro.

El DT Vítor Pereira, por si ya tenía problemas con los ausentes por problemas físicos, sumó otros dos lesionados, Joao Victor y Gustavo Mantuan, y resignó por completo la posibilidad de atacar, para terminar los noventa minutos sin remates a la valla auriazul.

Falto de sorpresa, Boca no encontró un factor de desequilibrio para vulnerar el tramado defensivo que le opuso Corinthians y sus únicas situaciones fueron un cabezazo alto de Marcos Rojo y un zurdazo apenas elevado de Óscar Romero.

Publicidad

La emoción se trasladó a la definición por penales, en los que el equipo brasileño fue más efectivo, contó con la jerarquía de Cássio para atajar los remates de Villa y Ramírez, además del disparo que Benedetto lanzó a las nubes, y a Boca no le alcanzó con las dos atajadas de Agustín Rossi.

Así, nuevamente el sueño copero de Boca se convirtió en una pesadilla desde los once metros, mientras que Corinthians festejó largamente en la Bombonera, después de resistir en un contexto adverso, y consiguió meterse entre los ocho mejores de la Libertadores.

Corinthians se enfrentará en los cuartos de final con el ganador de la serie entre el colombiano Deportes Tolima y el brasileño Flamengo, que ganó 1-0 el partido de ida como visitante. (D)