Los triglicéridos son un tipo de grasa que alberga el cuerpo y su nivel se puede diagnosticar a través del análisis de una muestra de sangre.

Existen varias causas, como la falta de actividad física, fumar, exceso de alcohol, ciertas medicinas, diabetes mal controlada, algunas enfermedades, entre otras.

Pero sin duda, lo que comemos es lo que más influye y es necesario conocer qué debemos evitar.
“Hay tres tipos de alimentos que aumenta el nivel de triglicéridos: bebidas endulzadas con azúcar, exceso de carbohidratos,   endulzantes y aderezos de alimentos” explica la nutricionista Rocío Castro.

En la primera categoría, continúa, están las gaseosas, aguas saborizadas, té, jugos de frutas, bebidas para los deportistas, bebidas alcohólicas, y otras. Dentro de los carbohidratos, Castro destaca al pan, preparados con harina de trigo, arroz, tostadas, pastas, papas, fréjoles, habas, garbanzos, exceso de lácteo, entre los más comunes.

Y sobre la última, la especialista enumeró algunos como la miel, melaza, panela, azúcar de mesa, manjar de leche, mermelada,  chocolates, salsa de tomate, mayonesa, y varias más.  De esta categoría, Castro  destaca que la afectación está en el exceso de las mismas, excepto la salsa de tomate y la mayonesa. (F)