Un nuevo dispositivo, desarrollado por la Clínica Mayo junto a expertos de la Universidad de California, EE.UU., le devolvió la movilidad voluntaria en las piernas a un hombre que fue diagnosticado con parálisis desde hace tres años.

Este elemento, que es implantado en la médula ósea, junto a técnicas de rehabilitación basadas en la actividad física intensa, le permitieron al paciente ponerse de pie y dar unos pasos, de acuerdo a la publicación del artículo en la revista ‘Mayo Clinic Proceedings’.

El sujeto, de 26 años y cuya identidad no fue revelada, sufría una lesión en la sexta vértebra torácica, por lo que no podía moverse o sentir nada por debajo del torso antes de las pruebas.

La terapia física duró 22 semanas con tres sesiones de entrenamiento semanales para reforzar los músculos y prepararse para la estimulación de la médula espinal.

Luego le implantaron un electrodo en el espacio epidural, cerca de la médula espinal y por debajo de la zona lesionada. El aparato está conectado a un dispositivo controlado por ordenador que envía impulsos eléctricos a la médula espinal, lo que le permite moverse.

Tres semanas después retomó la terapia física y luego de dos semanas ya controló sus músculos, acostado de lado, movía las piernas; se paraba solo apoyado en las barras y se movía escalonadamente estando de pie. (F)