A nivel nacional son continuos los delitos de narcotráfico, pandillerismo, sicarismo, asaltos, secuestros, etc.



Con prevención desde las escuelas, los barrios, mediante la enseñanza de valores morales; mejores controles antidelictivos; leyes más sancionadoras que apliquen cadena perpetua. (I)


Publicidad


José Ernesto Ortoneda Sánchez

La inseguridad por las acciones delictivas en Ecuador, por parte de guerrilleros, narcos y sicarios, se tiene que combatir con firmeza, creando fuentes de trabajo especialmente en zonas rurales con programas idóneos para dichos lugares; con una correcta aplicación para cada caso de las leyes vigentes por parte de las autoridades, y con una mejor capacitación, sumado a una excelente educación en la que prime la solidaridad, el respeto, el orden y un alto grado de humanismo en el que impere el amor a Dios y al prójimo.

Sería beneficioso para la educación, que se incremente como materia la Urbanidad y Cívica de Carreño, especialmente en las escuelas, para de esta forma conseguir con la ayuda básica de los padres en los hogares, a corto o mediano plazo, una sociedad más culta en la que sobresalgan valores morales y éticos (de la época), sociales, cívicos y religiosos. Las autoridades educacionales y el Gobierno tienen la palabra. (O)


Nadia Naranjo

Publicidad

Se puede prevenir la delincuencia y todos sus tentáculos: crímenes, narcotráfico, sicarismo, pandillerismo, asaltos, secuestros, violencia, etc., con educación moral en las escuelas, barrios; con oportunidades de trabajos dignos para que todas las familias puedan mantenerse y sus miembros no roben, se pierdan por las drogas, pandillas, mafias. Queremos seguridad ciudadana.

Con autoridades honestas y estrictas para cumplir la ley; con controles en todos los puntos de las ciudades, pueblos, carreteras; por fronteras, por tierra, aire y agua. Las leyes deben ser fuertes. Deroguen las leyes que protegen a las mulas y traficantes de drogas, a los delincuentes que van a pasar condenas a sus casas lujosas en ciudadelas exclusivas, o están en cárceles con computadoras siguiendo masterados y haciéndose tratamientos de belleza y trasplantes de pelo. O cumplen solamente tres o cuatro años y salen de prisión por buena conducta o por haber cooperado diciendo a la policía los nombres de sus compinches y los montos que robaron. ¡Basta, tienen que pagar muchos años encerrados en calabozos sin contactos con la tecnología ni nada, y devolver con intereses altos lo que robaron al país! (O)


Édison Villagrán

Con penas muy graves como la cadena perpetua para narcos, corruptos, sicarios... (O)