Límites

22 de Febrero, 2019
22 Feb 2019
22 de Febrero, 2019 - 00h01
22 Feb 2019

Opinión internacional

Benjamín Fernández Bogado

@benjalibre

Uno de los procesos más complejos de cualquier aprendizaje es el referido a los límites. Los seres humanos crearon el derecho positivo en el ánimo de establecer las fronteras entre lo lícito y lo ilícito o entre lo correcto y lo incorrecto. Este es un proceso largo y complejo que lleva la historia misma de la humanidad y por lo tanto no está exento de idas y vueltas. Los gobiernos no democráticos solo pueden ser desplazados por la fuerza porque no conocen otros límites ni ciñen sus conductas a ninguna forma legal que los contenga. Siempre creen que el poder ejercido sin límites es el verdadero, y si no se abusa de él es como si no se lo tuviera o no se lo ejerciera.

En el caso de Venezuela o en las investigaciones por corrupción en varios países de América Latina se percibe cómo esos gobiernos cuestionados o investigados procuraron desde el inicio romper todo dique de contención que les pusiera límites. Afirmaron primero que ese orden era en sí mismo el signo de la decadencia que ellos pretendían acabar. Atacaron al congreso primero, la justicia después y los espacios intermedios diseñados con el propósito de buscar equilibrar y obrar de contrapeso al Poder Ejecutivo. Así, las fiscalías, contralorías y los tribunales electorales fueron presa de una domesticación que acabó convirtiéndolas en funcionales al sistema. Actuaron sin límites y como tal cargaron y cargan con sus consecuencias.

No solo las instituciones públicas fueron arrasadas. Los medios de comunicación, gremios, sindicatos y grupos religiosos fueron desacreditados y llevados a los tribunales bajo cargos absurdos donde tribunales sirvientes se encargaron de clausurar, encarcelar o exiliar a cualquiera que les pusiera límites a su poder. Este ha sido un protocolo seguido con notable rigor por varios gobernantes que ahora lamentan ser procesados e investigados por corrupción ante espacios jurídicos donde jamás pensaron que acabarían.

La lección de los poderes que se limitan, cuestionan y balancean es parte del nudo central de gestión en democracia. La ausencia de límites es el vacío del orden democrático y el claro camino hacia la tiranía.

Lo que pasó en Brasil, Argentina y lo que está ocurriendo en Venezuela, Nicaragua o Bolivia no son más que ejemplos de un proceso de socavamiento institucional que ha tirado por la borda toda legitimidad para abrazar una ilegalidad que no puede restaurarse más que por la fuerza. Estos gobiernos no se asustan de la muerte y están dispuestos a enfrentarse contra ella desde adentro o desde afuera o contra cualquiera que amenace con llevarlos a los tribunales por no haber entendido nunca que el poder en democracia tiene en los límites el verdadero factor constitutivo. Es bueno aprenderlo desde el inicio, antes de que lo recuerden hacia el final de sus mandatos por otra vía. (O)

Límites
Límites
2019-02-22T00:01:08-05:00
El Universo

Benjamín Fernández Bogado

Te recomendamos