Compromiso

17 de Febrero, 2019
17 Feb 2019
17 de Febrero, 2019 - 00h00
17 Feb 2019

Mediante sendos comunicados, y después de un prolongado cortejo, el 12 de febrero el gobierno nacional y el Fondo Monetario anunciaron al mundo su próximo enlace, sin fijar fecha.

Este enlace se hizo esperar. El coqueteo del gobierno nacional con los mercados financieros, colocando USD1 mil millones en bonos a un oneroso 10,75%, hizo pensar que los contrayentes se hacían para atrás.

Al momento, no se conoce el alcance del acuerdo, ni el monto a desembolsarse. El ministro Martínez revela que busca una facilidad extendida, y no un acuerdo contingente, que es lo usual. Está en lo correcto, puesto que el problema fiscal, que acapara los titulares y los comentarios, no es el más álgido.

Lo más grave es el problema estructural: Moreno hereda un país con costos elevadísimos de producción; una rigidez laboral que desestimula el empleo; un seguro social al que se le aumentó el número de beneficiarios, pero no de aportantes; un Banco Central al cual el gobierno anterior se le llevó USD7 mil millones, en su mayor parte nuestro dinero que depositamos en los bancos.

El problema fiscal requiere medidas duras, pero realizables. En particular, la reducción al mínimo indispensable del subsidio a los combustibles, y la disminución de la nómina del sector público a niveles similares a los de hace diez años, ajustado al crecimiento de la economía. Pero el problema estructural es mucho más complejo. Requiere cambiar la organización de la economía, de crecimiento hacia adentro a crecimiento hacia afuera.

Para que la economía se dinamice hace falta que ingresen más dólares. El modelo heredado es que los dólares vengan de crédito externo. En 2017, último año en que las autoridades correístas manejaron las finanzas públicas (el presidente Moreno recién designó autoridades de su elección en mayo 2018), contratamos créditos externos por USD8.852 millones, amortizamos USD2.876 millones, e incrementamos la deuda externa en USD6.054 millones.

Ya no es posible para el Estado seguir endeudándose de esta manera. Las reformas estructurales deben llevar a que ingrese dinero al país de otros orígenes que no sea deuda externa pública. Estos serían más exportaciones, inversión extranjera, deuda externa privada.

Algunas medidas se han tomado, sobre todo por iniciativa del ministro de la Producción, mediante la ley de fomento productivo, y acuerdos comerciales. Pero falta lo más difícil: habrá que eliminar el impuesto a la salida de divisas, y buscar fuentes ingresos que reemplacen a los que se pierden. Concesionar empresas públicas, pero no tienen balances auditados y se desconoce lo que esconden. Reducir la rigidez del mercado laboral. La lista es larga.

Se habla que el acuerdo vendría acompañado de entre USD8 y UDS10 mil millones. Pero ojo, eso no resuelve el problema fiscal. Es dinero repartido a lo largo de al menos tres años; parte vendría de organismos multilaterales destinados a fines específicos, y el FMI desembolsaría el dinero a medida que se cumpla con las metas a las que se comprometió el Gobierno.

Lo cual nos lleva a una última reflexión. Las medidas de ajuste ocasionarán la reacción de los sectores afectados. Pero una vez adoptadas, el Gobierno no debe dar paso atrás. (O)

Compromiso
Compromiso
2019-02-17T00:00:51-05:00
El Universo

Te recomendamos