Moreno miente

8 de Noviembre, 2018
8 Nov 2018
8 de Noviembre, 2018 - 00h00
8 Nov 2018

El presidente Lenín Moreno mintió –o dijo verdades a medias, que es lo mismo– durante su intervención en la sesión solemne por los 198 años de independencia de Cuenca, el pasado 3 de noviembre.

Quiso agradar, decir algo, anunciar algo, pero no atinó a nada que tenga una cifra en concreto, una fecha a la vista o una estadística que lo sostenga: la primera parte de su alocución –que en un momento fue interrumpida por dos chicas que portaban una pancarta de protesta, pero que inmediatamente fueron retiradas del lugar y luego él pidió que las reingresaran– estuvo dedicada a cumplir un viejo y conocido guion político: ¡la culpa es de Correa!

Que les hubiera gustado evitar las fugas, pero ya ven las redes de corrupción. Que quisieran tener más inversión, pero el dinero desapareció. Que les hubiera encantado hacer obras, pero sin financiamiento no se puede. Que la justicia ahora sí es independiente, al igual que la labor periodística. Solo que hoy por hoy un huevo –o dos– en contra de un mandatario o exmandatario ya no es noticia relevante; hay que guardar el punto de enunciación adecuado.

En concreto, Moreno nuevamente presentó la ampliación de una vía entre Cuenca y Azogues como obra de su gobierno, cuando la verdad sea dicha, esa intervención fue planificada, financiada, ejecutada por el anterior Gobierno, y terminada e inaugurada y de cierta manera reinaugurada en la última sesión de Cabildo por Moreno.

Habló de alimentación de estudiantes y capacitación de docentes, un tema que más bien ha disminuido en los dos últimos años, especialmente en la educación pública. En salud, decir que se construirá un servicio de salud tipo C para cien mil habitantes del Azuay, pero no detallar cuándo, cómo ni en dónde, es demagogia.

La siguiente es una cita textual: “…es muy común entre ecuatorianos que empecemos a culparnos, generalmente culpa va, culpa viene, terminamos enredándonos y no sacando adelante los compromisos que tenemos; aquí, usted recordará, señor alcalde, lo dije para todos los involucrados: no quiero saber quién es el culpable, por favor; el momento en el que uno culpa a otra persona generalmente termina enredándose en aquello y pocas veces se encuentran las soluciones adecuadas a las cosas… no quiero culpables”.

La referencia es importante no solo porque durante catorce minutos y medio pasó culpando de todo al anterior Gobierno, en el que fue vicepresidente, sino porque lo hacía en el entorno de la ejecución del tranvía, una obra que tiene un retraso de casi tres años y uno de los responsables es el actual secretario de la Gestión Política de su gobierno, Paúl Granda, exalcalde de Cuenca e iniciador de esta megaobra.

Que se entregará un aval para una planta de aguas residuales, que se abrirá una ruta aérea directa entre Cuenca y los Estados Unidos, que el orgullo nacional por los “Óscar del Turismo”, y pedir que los empresarios locales amplíen el estadio local sigue siendo una lista de planes que no están a la altura de un informe de un mandatario.

Así de triste pasará en la memoria local el paso de Moreno por la comparecencia ciudadana. Hasta la nueva fiesta, quizá, y se repita el guion de ofertas. Todo es cuestión de tiempo. (O)

Moreno miente
El presidente Lenín Moreno mintió –o dijo verdades a medias, que es lo mismo– durante su intervención en la sesión solemne por los 198 años de independencia de Cuenca, el pasado 3 de noviembre.
2018-11-08T00:00:38-05:00
El Universo

Te recomendamos