Apesta

5 de Marzo, 2018
5 Mar 2018
5 de Marzo, 2018 - 00h07
5 Mar 2018

Aquí apesta. Huele a podrido. Apesta a corrupción, a sinvergüencería, a cinismo. Apesta a Alianza PAIS.

Hemos sobrevivido una década de putrefacción correísta-socialista del siglo XXI. Durante varios años lograron tapar esos olores pestilentes controlando a todas las instituciones del Estado. La mafia bien organizada se cuidó las espaldas y pudo disimular el hedor de tanta corrupción. Pero ahora que el jefe ha dejado el poder, la porquería no se puede contener.

La semana pasada el olor alcanzó niveles realmente contaminantes. Fue imposible escapar a tanta pestilencia.

El fiscal general del Estado, Carlos Baca, reveló una conversación telefónica entre el presidente de la Asamblea, José Serrano, y el prófugo excontralor Carlos Pólit, en la que tramaban sacar al fiscal de su cargo. Exaliados correístas echándose lodo. Y nadie piensa en dejar el cargo ante tal escándalo. En el curso de decencia básica se quedaron todos de año.

La bancada legislativa de la revolución ciudadana, es decir, la facción correísta, emitió un boletín de prensa que es un monumento al cinismo. Entre otras cosas indican que “Ecuador volvió al pasado y sufre una profunda desinstitucionalización”, y “repudiamos la voraz ambición de asaltar con métodos inescrupulosos y antiéticos los poderes públicos, especialmente los de Control y de Justicia”. Se hacen los escandalizados ante las prácticas que el correísmo perfeccionó y llevó a su más alta expresión. Bien saben que Serrano es de los suyos, como Pólit, como Baca. Bien conocen sus prácticas. Que no se hagan los sorprendidos.

La semana pasada, el exministro de Electricidad Alecksey Mosquera anunció que se declarará culpable en el juicio por haber recibido un millón de dólares de Odebrecht. Hace no mucho, Correa aseguró que el dinero recibido por Mosquera no se trataba de una coima o soborno, sino de un legítimo acuerdo entre privados. Hoy, desde Bélgica, ya no puede esconder este mal olor de corrupción.

También nos enteramos la semana pasada del fin de GamaTV. El uso del canal para propaganda gubernamental, además de gastos excesivos en su administración lo llevaron a la quiebra, al punto que la Superintendencia de Compañías acaba de ordenar su disolución. No solo nunca se vendió este canal como tantas veces ofreció Correa, sino que al mejor estilo socialista del siglo XXI lo terminaron quebrando.

Semana del mal olor de la inmensa corrupción nacida del correísmo, de un sistema autoritario, de un Estado-Gobierno-Partido que todo lo abarcó y controló, sin fiscalización, y con abundantes fondos públicos. ¿Entenderemos algún día que solo reduciendo el tamaño del Estado y la dependencia en los fondos públicos reduciremos las oportunidades para la corrupción? Son miles de millones de dólares perdidos durante la década correísta. Que no nos confundan hoy haciéndose los sorprendidos quienes hace muy poco ocuparon todo el poder. Son la misma gente. Los mismos correístas con nuevas etiquetas.

Todo apesta. Tanta descomposición no puede ocultarse más. Pero entre tanto mal olor, la semana pasada llegó también una suave brisa de esperanza con la elección de los miembros del Consejo de Participación Ciudadana de transición. Tienen un reto enorme por delante. De sus decisiones dependerá si recuperamos algo de decencia en este país y deja de apestar tanto a Alianza PAIS. (O)

Apesta
Aquí apesta. Huele a podrido. Apesta a corrupción, a sinvergüencería, a cinismo. Apesta a Alianza PAIS.
2018-03-05T00:07:05-05:00
El Universo

Te recomendamos