La noche del domingo 9 de abril, un bus que estaba llegando a la estación tras terminar su recorrido fue atacado a tiros. Ocurrió a las 22:00 en el sector de Pascuales, en el norte de Guayaquil.

El conductor iba a parquear el micro en el predio donde funciona la estación cuando se dieron los disparos.

El chofer rápidamente se bajó del bus y huyó para ponerse a buen recaudo. Algunos testigos contaron que sujetos que circulaban en una tricimoto habrían disparado contra el bus.

Publicidad

Hace cinco días en la misma zona habrían atacado a otros dos buses con explosivos. Se presume que ambos casos estarían relacionados al cobro de vacunas (extorsiones), pues las bandas estarían exigiendo desde 0,50 hasta 3 dólares diarios por cada bus que circula en la ciudad.

Además, a algunas cooperativas han indicado que deben pagar una inscripción de 50 dólares y luego el cobro puede ser diario o semanal. Esto es a cambio de “seguridad”.

En algunos sectores incluso han puesto horarios de trabajo a los conductores de buses. En Monte Sinaí solo les permiten circular hasta las 22:00 y deben pagar un dólar diario por cada bus que ingresa.

Publicidad

Algunas cooperativas han decidido pagar para poder trabajar tranquilos y evitar los ataques que se están dando en Pascuales. (I)