Miguel Ángel C. S. fue detenido la tarde de este jueves en La Troncal cuando negociaba por Facebook la computadora y el celular de su novia, Juana María Mendoza, una nicaragüense de 39 años a la que el 3 de mayo habría matado en un hotel del cantón El Triunfo, en la provincia del Guayas.

El crimen de la extranjera se asemeja al femicidio de Lisbeth Baquerizo, pues la pareja y principal sospechoso montó una escena en la habitación de hotel para simular un suicidio, pero la autopsia lo delató.

El fiscal César Peña, quien investiga el caso, explica que la mujer había llegado el 13 de abril al país para conocer a Miguel Ángel, con quien había mantenido una relación virtual luego de conocerse por una red social.

Ellos habían paseado en moto por varias ciudades hasta que la mañana del 3 de mayo llegaron al hotel Bulu Bulu, ubicado en la calle principal de El Triunfo.

Publicidad

Los trabajadores del alojamiento explican que a las 18:00 de ese día Miguel Ángel abandonó el hotel y ya no volvió. Al día siguiente (4 de mayo), el mal olor alertó a los huéspedes y se descubrió el cuerpo de Juana María.

Estaba envuelto en una sábana y junto a él estaban una carta exculpatoria, en la que decía que era su decisión y que no culparan a nadie, y pastillas para dormir, relata el fiscal, quien menciona que la escena no lo convenció y ordenó que el cuerpo de la extranjera fuera llevado a la morgue de Guayaquil para la autopsia.

“Cómo iba a tomarse las pastillas si su cuerpo estaba envuelto, no tiene sentido”, expresa el investigador.

Días después, el médico legista confirmó que en el estómago de Juana María no había ninguna pastilla y que la mujer murió por un trauma craneoencefálico que le produjo un derrame cerebral y la muerte inmediata.

“La pudo haber estrellado contra el piso, la pared o el cabecero de la cama, pero ella no se suicidó”, menciona Peña, quien agrega que tras descubrir el cuerpo, Miguel Ángel estuvo desparecido; sin embargo, el sospechoso se contactó con la familia de la mujer, en Nicaragua, para decirles que ella supuestamente había sido asesinada en un local de Guayaquil, que el cuerpo ya había sido cremado y que nadie investigaba el caso.

Juana María Mendoza fue asesinada el 3 de mayo en un hotel de El Triunfo. Su novio fue detenido ayer cuando vendía sus pertenencias por Facebook. Foto: cortesia

Esto causó que incluso la familia de la extranjera escribiera varios mensajes a la web de EL UNIVERSO consultando por qué la muerte de Juana María no se había publicado en ningún medio de comunicación.

Publicidad

Hoy conocemos que la Fiscalía llevaba la investigación en absoluta reserva para no alertar a Miguel Ángel, quien desde su cuenta de TikTok seguía posteando contenido como si nada.

A las 11:00 de este viernes se dio la audiencia y el sospechoso fue enviado a la Penitenciaría mientras dura la investigación del hecho.

El detenido, de 29 años, tiene antecedentes por robo en Guayaquil y Santa Elena, pero no tiene un domicilio fijo, dijo el fiscal.

Juana María era divorciada y deja dos niños en la orfandad en su natal Nicaragua.

En diciembre hubo un caso similar en Guayaquil. Se trató del caso de Lisbeth Baquerizo, de quien se dijo que primero murió por un accidente en una escalera de su casa. Luego se descubrió que ella tenía heridas, golpes y cortes en su cabeza. Ahí se vinculó a su esposo, a sus suegros, al formolizador, al médico que emitió el certificado de defunción y a otros ciudadanos que habrían participado en este caso, por el cual hay dos procesos abiertos.

Otro caso de femicidio en Cotopaxi

Consternación e indignación hay entre los familiares y los habitantes de la comunidad de Palopo Contadero, en Latacunga, provincia de Cotopaxi. Esto por la muerte de Paola Caiza, 26 años.

Se sostiene que el hombre que juró amarla toda la vida, Wilmer M., de 27 años, le quitó la vida.

El hecho se registró en la madrugada del jueves 13 de mayo, según Víctor Rivas, jefe de la Dirección Nacional de Delitos contra la vida, muertes violentas, desapariciones, extorsión y secuestros (Dinased) de Cotopaxi. Ellos fueron alertados de este suceso por el ECU911, entidad que les dijo que en la comunidad de Palopo, al interior de un domicilio, se encontraba sobre su cama una mujer que tenía huellas de violencia.

Explicó que ante esa situación, el personal avanzó al lugar. Ahí efectivamente vieron que había un cuerpo sin vida de una mujer. Se presume que la causa de muerte sería la de una asfixia por estrangulación.

Añadió que de las primeras diligencias investigativas se sabe que el presunto causante del hecho habría estado bebiendo alcohol junto a familiares de la mujer, en la misma zona. De ahí se había trasladado a su domicilio, donde se habría originado una discusión familiar.

Rivas dijo que se trataría de un femicidio porque el presunto causante del hecho es el cónyuge de la víctima, ante lo cual, personal de la Dinased procedió de manera inmediata a la aprehensión del sujeto para ponerlo a órdenes de las autoridades correspondientes.

Informó que cuando llegó personal policial al lugar, el presunto causante no estuvo en el sector, ya que se había escondido en los alrededores. Pero fue localizado posteriormente. La mujer deja en la orfandad a una menor de 2 años. (I)