Lidia Falcones Tejada, de 52 años, fue asesinada la noche del domingo en la cooperativa Carlos Castro 2, en el Guasmo central, en el sur de Guayaquil. La Policía investiga el crimen como un femicidio.

Eran las 23:30 cuando los policías recibieron la alerta de los médicos del hospital del Guasmo sur, quienes recibieron a la víctima y determinaron enseguida que ya estaba muerta. Ella recibió al menos cinco puñaladas.

El coronel Ricardo Manitio, jefe del distrito Sur de la Policía Nacional, explicó que inmediatamente se dirigieron a la casa de la víctima y que en el camino se encontraron con familiares de la pareja que llevaban al esposo al mismo sanatorio.

El hombre de 55 años, identificado como David Jara, habría atacado a Lidia con un arma blanca en medio de una discusión.

Publicidad

De acuerdo con las primeras indagaciones, Jara estaba bajo los efectos del alcohol y luego de atacar a la madre de sus hijos, por celos, se autolesionó.

Lidia era profesora de una escuela del sector y su esposo vendía repuestos de bicicleta en un pequeño local junto a la casa.

Los vecinos contaron que tras herir a su esposa, David salió de su casa en estado de shock, volvió a entrar y se causó las heridas que le provocaron la muerte.

Un día antes, cerca del Guasmo, en un departamento de los bloques de Valdivia, la Policía levantó el cuerpo de una joven de 20 años identificada como Rita Bowen.

Publicidad

La mujer estaba sobre la cama y tenía sangre en la región nasal, sin embargo, preliminarmente no le detectaron golpes o heridas.

El coronel Manitio informó que la noche anterior la joven y su novio habían tenido una fiesta en el departamento y que no se descarta que hayan consumido alguna sustancia prohibida y que fueran afectados por una sobredosis.

El cuerpo de Bowen fue llevado a la morgue, donde le practicaron la autopsia. La Dirección de Muertes Violentas (Dinased) de la Policía hasta ahora no ha dado más detalles de estas y otras muertes registradas durante el fin de semana en la Zona 8. (I)