En la modalidad de robos a cajeros automáticos se están usando técnicas que bandas criminales empleaban en delitos similares en países del sur, como Chile.

Durante los últimos tres años al menos 65 cajeros automáticos han sido blanco de robos a nivel nacional. Solo en el último mes se han dado nueve casos, la mayoría en Guayaquil, donde la semana pasada hubo robos o intentos de robo.

En este periodo, durante las aprehensiones que se han ejecutado, aparecen chilenos y peruanos, quienes al parecer han enseñado estas técnicas a ecuatorianos.

Publicidad

65 robos a cajeros se han reportado desde el 2020 en Ecuador y cerca de 20 extranjeros han sido detenidos

En Ecuador este tipo de asalto se enmarca en el artículo 189, inciso 1, del Código Orgánico Integral Penal (COIP), que sanciona el delito de robo con privación de libertad de cinco a siete años, pero en estos casos se ha sentenciado a máximo tres años de cárcel porque los delincuentes se declaran culpables y les reducen la sentencia.

A los delincuentes no les ha importado que estos cajeros estén en minimarkets o espacios habilitados en gasolineras.

La Policía indica que los delincuentes estudian los puntos y las debilidades, como ausencia de cámaras en ciertas áreas o la frágil seguridad privada que tienen. Además, porque no todos los cajeros automáticos tienen instalado el sistema de entintado, que mancha los billetes cuando se vulneran las seguridades.

Publicidad

Los delincuentes han usado explosiones o han fundido el acero. Los policías han determinado que están usando saturación por gas y lanza térmica.

Seis sujetos fueron capturados esta madrugada por el robo de cajeros automáticos en Guayaquil

Con la primera modalidad de saturación por gas, los antisociales hacen estallar los cajeros, utilizan sueldas autógenas, tanques de oxígeno y acetileno, mangueras, batería de autos, entre otras herramientas.

Publicidad

Allí logran hacer una combinación entre el oxígeno y acetileno para provocar la detonación y llevarse el dinero.

Pero la lanza térmica, conocida también como lanza de oxígeno, lanza de fusión o barra quemante, es una herramienta usada en demoliciones o cerrajería que tiene la capacidad de fundir acero, penetrando en prácticamente cualquier material gracias a la temperatura alcanzada. (I)