La noche del domingo 18 se suspendió la búsqueda de Johana Moreira, de 3 años, quien cayó al río Pescadillo, en el cantón Flavio Alfaro, Manabí, la tarde del viernes 9 de abril.

Ese día, la menor viajaba en una canoa de motor junto con su madre, varios familiares y agricultores. Ellos se trasladaban desde el sector de Máscara hacia Mata de Plátano, pero al pasar por El Mate la embarcación sucumbió, debido a la turbulenta correntada.

Los ocupantes de la canoa lograron llegar a la orilla. No obstante, una joven de 15 años fue arrastrada por la corriente junto con Johana. La adolescente sostuvo a la niña durante varios minutos, pero luego se soltó y desapareció en el río.

La joven tuvo que agarrarse de un árbol hasta ser auxiliada.

Desde entonces una veintena de lugareños, buzos del Grupo de Operaciones Especiales de Manta y bomberos de El Carmen y Flavio Alfaro buscaron incansablemente a la niña desaparecida, tanto en el río Pescadillo como en Río de Oro.

Pero al anochecer del día domingo se suspendió su búsqueda y se declaró “camposanto” el lugar de la tragedia.

Gervis Loor, dirigente de la zona, agradeció entre lágrimas a los alcaldes de El Carmen y Flavio Alfaro, al igual que a los organismos de socorro y a los campesinos que estuvieron permanentemente buscando el cuerpo de la niña.

Los padres de la menor se encuentran angustiados y desesperados, pues luego de ocho días aún no hallan el cuerpo. (I)