Un niño de 7 años que caminaba a una tienda cercana para comprar una bebida resultó con una herida de bala en el pecho luego de que sicarios atacaron a un vecino que se encontraba en compañía de otras personas. Ocurrió a las 20:00 de este jueves en la 35 y Portete, en el suburbio de Guayaquil.

El supuesto blanco de los sujetos estaba sentado en la vereda junto con varios moradores viendo a un grupo de niños del barrio que practicaban fútbol, cuando llegaron cuatro hombres a bordo de dos motos y les dispararon.

En total cuatro personas resultaron heridas: tres adultos y el menor de edad, que alcanzó a caminar a la puerta de su casa y se desplomó.

El supuesto objetivo de los sicarios quedó con una herida en la cara y está grave.

Mientras tanto, la abuela del niño contó que su nieto estaba jugando con los otros menores y que se acercó a ella para pedirle dinero para comprar una gaseosa en la tienda, ubicada a unos diez metros de la casa.

En ese corto trayecto el niño recibió el disparo y hoy está bajo pronóstico reservado en un hospital del norte de Guayaquil, donde se espera que sea operado para retirarle la bala.

Este domingo, otro niño resultó herido por sicarios. Ocurrió en la cooperativa Nueva Granada del Guasmo, mientras se celebraba un campeonato de fútbol. El menor de 9 años el miércoles recibió el alta y volvió a su casa.

En ese caso hubo dos muertos y al menos cuatro heridos. (I)