Un total de 198 nuevos servidores reforzarán la seguridad en el interior de los centros penitenciarios del país, que en febrero pasado vivió la peor masacre con la muerte de al menos 79 reclusos en cárceles de Guayaquil, Cuenca y Latacunga.

Este grupo se unirá al Cuerpo de Seguridad y Vigilancia Penitenciaria del país, a cargo del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Privadas de Libertad y Adolescentes Infractores (SNAI).

Ellos culminaron su proceso inicial de formación y se graduaron en una ceremonia realizada en las instalaciones de la Unidad Nacional de Policía Montada, en Quito, el último lunes.

La etapa de capacitación académica tuvo el aval del Instituto Superior Técnico Policía Nacional con estudios en temas como derechos humanos, estándares internacionales de gestión de centros, normativa penitenciaria, manejo y resolución de conflictos.

Antes de la graduación, los nuevos funcionarios pasaron cada una de las etapas del proceso: convocatoria, preselección, capacitación de aspirantes, selección y vinculación. En la fase de capacitación se involucró la parte académica y de internamiento, se especificó.

“Se suman al trabajo de manera inmediata, con lo cual se logrará completar un total de 1.658 miembros, esto gracias a la asignación presupuestaria de $ 2′361.711, destinada para capacitación, uniformes, pertrechos, armamento no letal y remuneraciones, en el contexto de la situación sanitaria y financiera que enfrenta el país”, señaló Edmundo Moncayo, principal del SNAI, durante la ceremonia. (I)